Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Brasile : resta solo la società

dopo gli ultimi sviluppi il governo Lula non si differenzia più molto dai precedenti di centro destra; non rimane che affidarsi alla capacità della mobilitazione dei movimenti sociali
13 marzo 2005 - Valdemar Menezes

Adital - Los desdoblamientos de la derrota impuesta por las fuerzas tradicionales al gobierno, con la elección de Severino Cavalcante, siguen el derrotero previsto: Lula se ve obligado a entregar la administración a los segmentos fisiológicos que sirven a cualquier gobierno, siempre que tengan ventajas inmediatas. Con la Cámara de Diputados y el Senado entregados a figuras características del fisiologismo nacional tendremos de aquí hacia adelante una coalición muy bien definida, de centroderecha, y con ella la garantía de una política convencional, atemperada aquí y allí con un cierto populismo.

En consonancia con la estrategia adoptada desde el principio (de conformación al formalismo de la democracia representativa y de renuncia a una articulación dialéctica con la sociedad civil organizada) no se podía esperar otro desenlace para el gobierno de Lula. Dentro de esta óptica, la acusación de incompetencia, en lo que atañe a la articulación de la base congresal, no deja de ser verdadera. Inclusive, la incompetencia del PT al permitir el progreso del proyecto individualista de Virgílio Guimarães.

Al no articularse con la sociedad, los estrategas del gobierno quedaron vulnerables a la presión de los sectores más fisiológicos. Sin embargo, basta ver el retroceso de esas fuerzas, cuando la sociedad reacciona. Fue lo que sucedió con el éxito en malograr las maniobras destinadas a elevar los sueldos de los diputados. La mayoría fisiológica no tuvo el coraje de proseguir con la operación.

Lo que se espera ahora, es que ese potencial de resistencia de la sociedad sea mejor aprovechado en el sentido de la rearticulación de los movimientos sociales brasileros. Tal vez, lo que está ocurriendo en este momento con Bolivia, donde los movimientos sociales demuestran un vigor cada vez mayor, sirva de estímulo a sus congéneres de Brasil y del resto de América Latina. Mientras tanto, sólo el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) ha conseguido evitar ser engullido por la estupidez indolente general. Ya es hora de que otros sectores se arremanguen y caigan en el campo de la lucha, sin pedir licencias al gobierno para ello.

Evidentemente será necesario trazar una estrategia de resistencia competente a fin de evitar que los sectores conservadores saquen provecho de las dificultades que se abatirán sobre el gobierno de Lula, a partir del desafío de experimentar a la sociedad movilizada. Sería un error, por ejemplo, considerar a Lula un enemigo. Por más domesticado que esté, el gobierno actual todavía contiene núcleos sensibles a los compromisos históricos de la transformación social. Presentarlo como indiferenciado en relación con los gobiernos neoliberales anteriores, sobre todo el de FHC, es dejarse prender a un fundamentalismo inconsecuente. Basta ver que el gobierno de Lula no ha recurrido a la represión contra los movimientos sociales, no ha proseguido con la privatización del patrimonio público y realiza una política social que no se cierra a los movimientos sociales internos y una política internacional que favorece a las fuerzas contestatarias del status quo mundial.

Cabe al sector no totalmente deteriorado del PT y a otras fuerzas políticas consecuentes articular la resistencia de la sociedad civil, dosificando su accionar con tácticas capaces de no fortalecer el juego de la derecha. Es un contrasentido exigir del gobierno que organice a la sociedad. Si ésta no consegue articularse autónomamente no tendrá legitimidad para reclamar del gobierno posiciones que ella misma no consigue sustentar como bandera propia y de la Nación. Una vez más, es necesario recordar que una estrategia consecuente no puede dejar de tener claridad en lo que se refiere a la necesidad de una amplia lucha en favor de la implementación de los mecanismos de la democracia participativa, previstos en la Constitución y hasta hoy bloqueados delictivamente por el Congreso Nacional. Si el horizonte de esas fuerzas fuese la democracia representativa, la lucha estará predestinada al fracaso, anticipadamente. Es necesario desmitificar el engaño de que el Estado Democrático de Derecho sólo puede existir sobre la base estructural del capitalismo y bajo la forma institucional de la democracia representativa. Es esto lo que necesita ser esclarecido a la clase media brasilera y a sus formadores de opinión.

Note:

traduzione in spagnolo di Daniel Barrantes – daniel.barrantes@gmail.com

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy