Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Argentina: il vescovo di Iguazú invita. per il 1° maggio, a gridare più forte

"mi preoccupa che la gente, molti non tutti, hanno perduto la capacità di protestare, si nascondono per paura delle rappresaglie; tutti sanno che la celebrazione del 1° maggio ha avuto origine da una protesta"
1 maggio 2005 - Joaquín Piña Batllevell
Fonte: Argenpress

'A mí me preocupa el que la gente -muchos, no todos- haya perdido hasta la capacidad de protesta. No protestan, se callan, por miedo a las represalias, a perderlo todo'. Me parece que todos saben que la celebración de hoy, Día Mundial del Trabajo, tuvo su origen, ya hace más de un siglo, en una protesta, -y una
Obispo Joaquín Piña Batllevell SJ.

masacre represiva...- de los trabajadores que, al comienzo de la era industrial, eran objeto de una infame explotación laboral, por parte del sistema y de la economía, del modelo capitalista-liberal, que se había impuesto en los países más avanzados.

Habría que preguntarse si las consecuencias de aquel sistema, -hoy día hablamos de neoliberalismo, no son todavía peores que las que, en aquel tiempo, provocaron la rebelión de la clase obrera. Y dijeron: Esto no da más.

Digo peores, porque el extremo de la dominación, -opresión, esclavitud, o como quieran llamarlo-, es cuando se ha logrado que los oprimidos acepten su condición. Que ya no protesten. Que se callen, porque están amordazados por el miedo. Le temen a la represión, y a perder lo poquito que aun les queda.

Mi amigo Ramón Juste, cuando estábamos en el Paraguay, bajo la dictadura de Stroessner, escribió un artículo que se titulaba: 'El Paraguay, un país dominado por el miedo'. ¿Será que aquí no nos puede ocurrir algo parecido? A pesar de que estamos en democracia, (por lo menos formal), yo veo que la gente tiene miedo. Mucho miedo. Miedo a perder lo poco que tiene. Un puestito de trabajo, aunque sea de ñoqui, o del Plan, o de esto que ahora llaman punteros, o asesores. (Los mismos perros con distintos collares, dice el refrán).

Todo el mundo se da cuenta de que estamos mal, (¡menos unos poquitos que lo pasan muy bien!). Todos reconocen que tenemos una clase dirigente corrupta. De cómo se han enriquecido éstos a quienes votamos, porque nos habían prometido 'el oro y el moro'.

¡Qué ingenuos que fuimos!

Lo peor es que todavía hay gente que sigue creyendo en ellos. ¿Algún día esto terminará?

A mí me preocupa el que la gente, -muchos, no todos- haya perdido hasta la capacidad de protesta. No protestan, se callan, por miedo a las represalias, a perderlo todo.

Y es una lástima, porque únicamente si uno protesta es como podrá alcanzar algo. Que las cosas cambien. Como ocurrió aquel 1 de Mayo.

Uno tiene que ser capaz de hablar, y si hace falta, de gritar. Tener un mínimo de sentido crítico y de dignidad, y no callarse ante las injusticias. El último derecho humano, que no nos pueden quitar, es el de quejarnos. De protestar.

La Biblia, (Ex. 2,24) dice que el Pueblo, que era oprimido en Egipto, llegó un momento que dijo: Esto no da más. Y 'clamó al Señor'. Y, por supuesto, que Dios les escuchó, y bajó a liberarlos.

El problema, me dirán algunos, es que estos señores de ahora, -que parece que se creen dioses- no nos escuchan.

Vamos a gritar más fuerte, y no nos vamos a cansar. Porque, si nadie protesta, todo va a seguir igual. Y ya hemos visto que los cambios sociales de la era moderna, comenzaron con aquella protesta social de un 1 de Mayo.

Es verdad que hubo mártires. Y los tiene que haber. Jesucristo fue el primer mártir, que nos liberó con el precio de su vida. Desde luego que con cobardes, con gente que se encierra en su casa, nunca vamos a lograr nada.

Yo soy un hombre de esperanza. Yo creo que, algún día, las cosas tienen que cambiar. Y no es posible que la política tenga que ser siempre patrimonio de los más corruptos.

Me decía uno que no es posible que, sin plata, alguien pueda ganar unas elecciones. Y yo le decía que, algún día, tenemos que demostrar que es posible lo contrario. Y casos ha habido...

Por lo pronto, el 1 de Mayo no es sólo una fecha para comer un asadito, -bañado con vino...,-con los compañeros de trabajo, sino para reflexionar: ¿Cómo vamos a defender nuestros derechos? Para que las cosas cambien.

Con afecto, de su Padre Obispo. Joaquín Piña Batllevell

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy