Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

    Cile: offensiva dei nostalgici della dittatura in favore dell'impunità

    Quando muoiono repressori sotto processo, molti ex membri della DINA ed altri ufficiali coinvolti nella repressione si mobilitano nei tribunali per ottenere ciò che non hanno concesso alle loro vittime. E qualcosa ottengono...
    5 settembre 2005 - Jorge Escalante
    Fonte: La Nación, Chile



    Nostálgicos de la dictadura se envalentonan tras el fallecimiento de los suyos

    EL ALIENTO DE LOS MUERTOS


    El fallecimiento de algunos de sus hombres, como el coronel (R) Germán Barriga y el general (R) Carlos Forestier, alienta a los ex miembros de la DINA y generales (R) para movilizarse en los tribunales reclamando lo que ellos no otorgaron a sus víctimas. Y algo de impunidad logran.

    Esta semana la Corte de Apelaciones de Santiago debe resolver acerca de la querella interpuesta el viernes en contra de dos ministros de ese tribunal por generales y almirantes en retiro. Los oficiales (R) acusaron a los jueces Alejandro Madrid y Juan González del delito de prevaricación, por no aplicar la amnistía y la prescripción en el caso del secuestro y desaparición del ex mirista Dagoberto San Martín. Con esa decisión, tomada en abril pasado, Madrid y González confirmaron las condenas de prisión en contra del ex jefe de la DINA, Manuel Contreras Sepúlveda, y de los ex integrantes del alto mando de esa organización, general (R) Raúl Eduardo Iturriaga Neumann -uno de los artífices del asesinato del general Prats y su esposa- y los brigadieres (R) Miguel Krassnoff y Gerardo Urrich.

    Probablemente la acción penal no tendrá destino, porque se trata de un asunto de interpretación de las leyes que es propio de la magistratura. Con esos mismos argumentos, también deberían estar querellados varios ministros de la Corte Suprema y la mayoría de los integrantes de la Corte de Apelaciones de Santiago.

    Pero otro es el punto de fondo de esta acción legal patrocinada por el abogado Fidel Reyes, uno de los defensores de Colonia Dignidad. Los ex agentes de la DINA, la CNI y los aparatos de inteligencia del Ejército, así como los oficiales (R) que no integraron esos organismos, pero que son nostálgicos de la dictadura, se envalentonan cada vez que alguno de los suyos muere. Y algo obtienen a favor.

    Así ocurrió en febrero pasado con el suicidio del ex jefe de grupo de la DINA, coronel (R) Germán Barriga. El trágico fin de Barriga punzó a sus compañeros de represión y se movilizaron a todo nivel denunciando la lentitud de procesos. El resultado fue que, sólo días después, el pleno de la Corte Suprema dictó un instructivo para que los jueces y ministros de corte del país que instruían causas de derechos humanos, cerraran la investigación en seis meses. Sin tener en cuenta por cierto, como lo dijeron entonces los ministros José Benquis y José Luis Pérez, que las causas se atrasan porque la gran mayoría de ellos esconde por años la verdad a los jueces aportando pistas falsas, o simplemente callando. Finalmente, la Corte Suprema debió revocar su decisión ante la ola de protestas nacionales e internacionales.

    Pero, por el otro lado, el pleno de la Corte Suprema redistribuyó los procesos en manos de otros ministros. Quitó las causas a los jueces del Crimen de la jurisdicción de Santiago que realizaban exhaustivas investigaciones y, curiosamente, los entregó a ministros abiertamente partidarios de la amnistía y la prescripción. Los procesos del ex juez Juan Guzmán los traspasó al magistrado Víctor Montiglio, que sustenta estas ideas y vota permanentemente a favor de Pinochet y los ex agentes.

    Las primeras consecuencias

    Producto de esta decisión del pleno de la Corte Suprema que entonces pasó prácticamente inadvertida, ministros como Juan Eduardo Fuentes han comenzado a desarmar las investigaciones de los jueces del crimen, beneficiando a los culpables con la amnistía y la prescripción. Si condenan, lo hacen con una considerable rebaja de las penas con la tesis de que el delito de secuestro permanente terminó en 1990 con el fin del régimen militar.

    Por su lado, Montiglio ya amnistió con su voto a los ex DINA de una condena por el secuestro y desaparición de Diana Aarón, y se apresta a amnistiar, como él mismo lo ha dicho, a todos los procesados por el ex juez Guzmán en las causas Caravana de la Muerte, Operación Cóndor y Colombo, Calle Conferencia y Marta Ugarte (cuyo cuerpo fue el único que el mar devolvió de los 400 arrojados en el litoral). Vale decir, la “movilización” de los ex agentes y sus camaradas de armas por la muerte de Barriga, no fue en vano.

    Ahora habrá que ver qué lograrán con sus nuevos movimientos tras el fallecimiento la semana antepasada del general (R) Carlos Forestier, quien murió procesado y prontuariado por los crímenes de Pisagua. Porque si bien posiblemente la querella que interpusieron el viernes no prosperará, podrían obtener nuevos avances hacia la impunidad. Coincidentemente, tras la muerte de Forestier y la nueva agitación de los suyos, ya el ministro Fuentes aplicó la prescripción y sobreseyó a quienes desenterrar los cuerpos de los desaparecidos de La Moneda, para luego lanzarlos al mar.

    Note:

    http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20050904/pags/20050904233242.html

    PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy