Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Perù: il turismo selvaggio divora Macchu Picchu

si assiste al degrado delle vestigie più prestigiose della civiltà inca frutto della negligenza delle istituzioni
21 settembre 2005 - Mateo Balín
Fonte: Infosolidaria
www.infosolidaria.org


Cuentan con ironía en el pueblo de Aguascalientes, a los pies de Machu Pichu, que el turismo está logrando lo que los “invasores españoles” no consiguieron cinco siglos atrás. Si entonces este símbolo incaico escapó del fuego conquistador sin aún saber cómo, hasta que en 1911 un ávido arqueólogo estadounidense dio con su paradero, no ha faltado tiempo para que esta maravilla visual, patrimonio cultural de la humanidad, ceda sus privilegios al turismo ‘dolarizado’ bajo la impávida actitud de instituciones internacionales (UNESCO) y nacionales (Gobierno peruano), amén de compañías privadas cuyo carácter depredador roza el esperpento.

Ya puede la UNESCO, agencia de la ONU que preserva el patrimonio considerado de todos, anunciar, como hizo hace dos años en un mediático informe, el inexorable daño que sufre; ya puede el Gobierno de Lima, tanto en el mandato privatizador de Fujimori, como en el del continuista y decepcionante Toledo, reconocer fallos de gestión cuando ya no hay marcha atrás; ya pueden clamar al cielo voces independientes y la revista ‘New Scientist’ contrastar los peligros; o el Instituto de Prevención de Desastres de Kioto (Japón) anunciar: “el Machu Pichu se mueve un centímetro al día porque yace sobre terrenos volcánicos”.

Se puede seguir hablando del halo misterioso que encierra, de los secretos exquisitos que guarda, de la importancia de sus restos arqueológicos o del ¡corramos a visitarlo! de las agencias turísticas.

Eso sí, ni palabra de por qué las partes interesadas acordaron limitar la entrada a menos de mil personas diarias, mientras se duplican o triplican los visitantes, según fechas y épocas estacionales; o cómo decenas de microbuses circulan a todo trapo, seis o siete veces al día, ida y vuelta, por un camino de tierra que zigzaguea el valle hasta quedarse a unos pocos metros de las ruinas; del polvo y ruido que desprenden y las consecuencias que ello deriva en el ecosistema – un manantial selvático de 200 clases de orquídeas y 300 especies de aves –; de por qué el informe de la Unesco sobre Machupichu (julio de 2004) carga las tintas en recomendaciones secundarias – como un mayor control a los mochileros que recorren por el Camino Inca 64 kilómetros desde Cuzco a Machu Pichu - olvidando de pleno el verdadero nudo gordiano: el modelo turístico capitalista devora Machu Pichu.

Beneficios económicos

Porque sobre las virtudes económicas de esta maravilla del mundo mejor ni hablar. Desde las reiteradas invitaciones a la inversión privada por parte del presidente Toledo, con foto incluida junto a Kofi Annan, secretario general de la ONU, a los pies del poblado, hasta el caramelo que supone para las autoridades limeñas: una exquisitez valorada en 15 millones de euros anuales. Y sólo con los beneficios de las entradas individuales, unos 25 euros.

A eso hay que añadir otros 80 del tren que recorre Cuzco-Machu Pichu-Cuzco y cinco euros (sólo ida) del microbús escoba que sube hasta las ruinas. Más la pernocta si es necesaria.

Los empresarios limeños dominan una parte de la actividad hostelera de Aguascalientes, donde se asientan unos 40 establecimientos en un pueblo de 5.000 habitantes, diez veces más que hace una década. La otra porción la explota el consorcio estadounidense Orient Express y sus modernos edificios con habitaciones a precio occidental.

Pero la privatización del ‘espacio Machu Pichu’ no acaba ahí. Una subcontrata de la compañía aérea chilena LAN explota la única vía de acceso al pueblo - la ferroviaria - y el camino de los microbuses. En una clara muestra de la funesta política que comenzó Fujimoru en los noventa y que no ha hecho sino agudizar la marginación de una población que vivía del turismo a pequeña escala (venta de productos artesanales, porteadores, pensiones) y de golpe a porrazo ha pasado a mendigar mal que bien haciendo frente a las subidas del billete ferroviario y comprando bienes de consumo revalorados. Y lo que es más grave: asistir impotentes a la agonía de su identidad cultural y gastronómica por el ‘fast food’ y el espagueti.“Me imagino que quieren más visitantes. Es una trampa turística”, reflexiona el periodista chileno Banjamin Labatut tras visitar el “monumento más importante de América” por su trascendental significado.

Artesanos en guerra

El mejor ejemplo de la escabechina que supone este modelo turístico es la simbólica protesta de los artesanos de Aguascalientes desde hace semanas. Cada día, unos cien, en su mayoría mujeres, esperan en las vías del tren la llegada de los cinco convoyes que llegan desde Cuzco atestados de turistas. Muestran su ira al espectador con gritos y pancartas contra la empresa que explota el servicio: Perú-Rail, que está en manos de un conglomerado anglo-chileno. Exigen que cumplan lo pactado y no demoren ni un segundo más la reconstrucción del puente que una mortífera riada se comió en abril de 2004.

La pretensión de los artesanos es avivar las obras para que el tren arribe en su destino natural, la estación del pueblo, en lugar de la parada ocasional situada junto al complejo hotelero. Pero esta reclamación encierra otra motivación: poder recuperar las ventas del mercado de artesanía popular ubicado junto a la parada. En otras palabras, impedir que la porción de tarta que les proporciona el turismo no se la acabe comiendo los empresarios hoteleros.

“Se trata de una metáfora del canibalismo turístico que se aplica en Machu Pichu, donde sólo se benefician unos pocos”, afirma Francisca González, una joven vendedora ambulante, mientras despacha botellines de agua de una marca europea a los turistas para refrescar el cuarto de hora que se tardan en subir en microbús desde Aguascalientes hasta las ruinas de Machu Pichu.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy