Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Brasile : il MST davanti alla crisi

Dopo aver preso del distanze dal governo Lula, il principale movimento sociale del Brasiel e di tutta l'America Latina, cerca di approfindire i suoi legami con i giovani poveri delle periferie urbane, per continuare ad avanzare nell'impegno di cambiare il mondo
12 novembre 2005 - Raúl Zibechi
Fonte: ALAI America Latina en movimiento

Debajo de la enorme carpa instalada en el campus de la Universidad Federal Fluminense (UFF), Marina dos Santos, de la dirección del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), asegura que “en este país vivimos un período histórico muy complejo, tal vez una de las peores coyunturas de los últimos años”. Marina forma parte del contingente de 500 militantes sin tierra que llegaron hasta Niteroi, sede la UFF, para participar a mediados de octubre del encuentro internacional Pensamiento y Movimientos Sociales junto a una decena de intelectuales y cientos de activistas urbanos(1). “Es necesario que la gente entienda que este gobierno, como los anteriores, es como el fríjol duro que hay que meterle mucha presión para cocinarlo”, concluye.

Los últimos meses significaron un remezón para el MST. Con la crisis del gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, perdieron las escasas esperanzas que aún tenían de que se produjera un viraje hacia la izquierda. En setiembre, un texto firmado por el coordinador del movimiento, Joao Pedro Stédile, fue una suerte de ruptura “Digamos adiós al gobierno del Partido de los Trabajadores y a sus compromisos históricos”, puede leerse en el documento El MST ante la coyuntura brasileña(2). Esta despedida fue muy significativa e impone al movimiento un esfuerzo para comprender el fracaso del PT en el gobierno, así como ensayar nuevos rumbos.

Nueva clase social

Hasta ahora el análisis más profundo sobre lo sucedido con el PT sigue siendo el del sociólogo Francisco de Oliveira en un texto titulado El Ornitorrinco(3). En su opinión, el PT representa el ascenso de una nueva clase social formada por gestores de fondos de pensiones -la Constitución de 1988 creó el Fondo de Amparo al Trabajador (FAT), que es el mayor financiador de capital de largo plazo, donde las centrales sindicales tienen sus representantes- pero no es una clase propietaria de medios de producción, ni de tierras ni de fábricas, sino algo diferente. “Las capas más altas del antiguo proletariado se convirtieron en administradoras de fondos de pensiones, que provienen de las antiguas empresas estatales; forman parte de los consejos de administración, como en el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), a título representantes de los trabajadores”, que ahora “están preocupados con la rentabilidad de tales fondos, que al mismo tiempo financian la reestructuración productiva que genera desempleo”, dice Oliveira.

Desde el punto de vista político, esto explica la convergencia programática entre el PSDB (el partido de Fernando Henrique Cardosdo) y el PT. Se trata de “una nueva clase social, que se estructura de un lado, sobre técnicos y economistas doublés de banqueros, núcleo duro del PSDB, y trabajadores transformados en operadores de fondos previsionales, núcleo duro del PT”. Todavía hay algo más: “La nueva clase tiene unidad de objetivos, se formó en el consenso ideológico sobre la nueva función del Estado, trabaja en el interior de los controles de fondos estatales y semiestatales y están en el lugar que hace de puente con el sistema financiero”, allí donde el capital privado busca recursos para acumular. De modo que las relaciones de la cúpula del PT con el sistema financiero no son nuevas sino que se forjaron a mediados de los años 90.

Apenas un ejemplo. Cuando el secretario de finanzas del PT festejó su cumpleaños en una hacienda de Goiás, la prensa contó 18 aviones ejecutivos, incluyendo varios jets privados, algo fuera de lo común incluso entre los más destacados dirigentes petistas. Se trataba de Delúbio Soares, quien antes había sido representante de la central sindical CUT en el consejo de administración del BNDES, y el hecho sucedió antes de que Lula llegara a la presidencia. Delúbio había comenzado como metalúrgico y en pocos años trabó amistades con el tipo de personas que viajan en jets privados(4). Durante el escándalo de corrupción Soares fue señalado como uno de los principales responsables de la compra de votos de diputados. No es el único caso. El nuevo presidente del PT, Ricardo Berzoini, y el ex ministro de Comunicaciones, Luiz Gushiken, presentan biografías políticas casi idénticas, emparentadas a la gestión de los fondos previsionales.

La cuestión del poder

Stédile asegura que “la crisis es mucho más grave que lo que dice la prensa”. Sin duda está en lo cierto. Sólo estando en Brasil, escuchando a la gente de izquierda, mirándola a los ojos y dejándose contagiar por esa mezcla de desesperación y rabia, puede comprenderse la profundidad de una crisis que, como dice el coordinador del MST, trasciende a la propia izquierda para convertirse en “una crisis societal”(5).

Oliveira sostiene que Lula cometió un error grave al asumir el gobierno: “El sistema partidario estaba extremadamente fragilizado. Al asumir, Lula en vez de profundizar la crisis intentó reconstruir un sistema que no representa nada”(6). El resultado es que en nombre de la gobernabilidad se llegó a una situación de gran ingobernabilidad, de la cual es muy difícil salir sin hacer grandes concesiones a la derecha. Sin embargo, la crisis de representación sigue su curso y el escándalo de corrupción no ha hecho sino agravarla. En este punto, tanto el análisis del MST como el de Oliveira convergen mostrando un panorama desalentador, más aún cuando el gobierno Lula agravó los problemas creados por 15 años de neoliberalismo. Quizá el más importante, ya que puede provocar un estallido social, son los 12 millones de desocupados y los 15 millones de informales, casi 30 millones de personas en situación de extrema precariedad. Para empeorar las cosas, los movimientos sufren las consecuencias de la derrota de 1989 con la que se impuso el neoliberalismo. En consecuencia, se trata de trabajar a largo plazo. “Ahora no es hora de plantar alfalfa. No se trata de plantar para recoger en tres o cuatro semanas. Es hora de plantar árboles. Van a demorar en dar frutos, pero cuando surjan serán duraderos”, dice Stédile.

El MST se apoya en sus 15 mil militantes que están estudiando, las 140 mil familias acampadas a la orilla de las carreteras bajo las lonas; o sea, un millón de personas que se pueden movilizar. Además, su base social son unas 480 mil familias ya asentadas, de las cuales unas 300 mil están vinculadas al movimiento, y los cuatro millones de campesinos sin tierra. Pese a toda esa fuerza social y militante acumulada en 25 años, no son optimistas. Gilmar Mauro, de la dirección del MST, sostiene: “No hay perspectivas, a corto plazo, de ascenso de la lucha social y de masas. Entendemos que el proceso será lento y que es necesario pensar el movimiento a largo plazo”(7).

Para el MST esto se traduce en cuatro líneas de acción: estimular un debate sobre un nuevo proyecto de país que supere el neoliberalismo, formar militantes, impulsar las luchas sociales y elevar el nivel de cultura del pueblo. El coloquio realizado en Niteroi forma parte de los convenios que mantiene el MST con 42 universidades en las que se forman 4.000 militantes, pero también es parte del esfuerzo por vincularse con los movimientos urbanos y en particular con la juventud pobre.

Una buena muestra de los puentes que están forjando con los sectores urbanos, fue la asamblea popular “Trabajo solidario por un nuevo Brasil” realizada a fines de octubre en Brasilia, en la que participaron 8 mil militantes –sin tierra, sin techo, sin trabajo, hip-hop, iglesias-, con el objetivo de crear “unidad de lectura de la crisis y unidad de lectura de las salidas”. El MST no deja de sorprender: por encima de un discurso que en ocasiones parece calcado de la III Internacional, muestra una gran creatividad en las iniciativas de base, muy en particular en la educación, y está siendo capaz de modificar sus propias formulaciones. Durante el último Foro Social Mundial en Porto Alegre, Stédile dijo algo que revela que el MST no está aferrado a dogmas: “La cuestión del poder no se resuelve tomando el Palacio, que es lo más fácil y se ha hecho muchas veces, sino creando nuevas relaciones sociales”.

Con los pobres urbanos

No es la primera vez que el MST tiende puentes con las ciudades. En 1997 decidió destinar militantes al trabajo urbano que se dedicaron al tema vivienda y desocupación. La iniciativa fructificó con la creación del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) que consiguió cierto arraigo en el área de San Pablo y en Rio de Janeiro. Los sin techo se proponen desplegar dos formas de lucha: la ocupación de “latifundios urbanos improductivos” y el trabajo comunitario, “un trabajo largo y que no tiene fin, pero genera frutos y fortalece la lucha uniendo a los que no tienen vivienda con los que tienen pero que aprendieron que sólo con eso no es suficiente”(8).

El movimiento viene creciendo y ha protagonizado algunas acciones importantes pese a la represión sistemática que sufre. En la madrugada del 1 octubre instalaron un gran campamento en Taboao da Serra, a 25 kilómetros del centro de Sao Paulo, un estado que tiene un déficit de 1,4 millones de viviendas(9). El “campamento Chico Mendes” (en homenaje al luchador ambientalista asesinado por hacendados), creció a la medida del hambre de vivenda: se inició con 300 personas, a los tres días ya eran mil y al mes son dos mil familias, unas diez mil personas. Los campamentos sin techo son creados sobre el patrón de los que instalan los sin tierra a la vera de las carreteras: carpas de plástico negro, organización por grupos de familias, estricta disciplina, discusión política, movilización constante.

Los desempleados urbanos, recuerda Stédile, ya no son lumpen, la mayoría tienen estudios secundarios completos y es posible que “construyan nuevos movimientos”. Y agrega un comentario que muestra una lectura de la realidad muy diferente a la que tienen los partidos de izquierda: “Un movimiento que se está ampliado y masificando es el hip-hop. Es un movimiento que, con base cultural, aglutina a los jóvenes pobres, negros y mulatos de las periferias con ideas en la cabeza. Esos muchachos no son estúpidos. Y no son lumpen. Y nosotros tenemos relaciones con ellos”.

A través del hip-hop perciben que la juventud pobre de las grandes ciudades encarna en la música tanto la protesta como su deseo de cambio social. Una de las particularidades del movimiento hip-hop en Brasil es que, además de la existencia de miles de grupos locales, se han creado “frentes” nacionales que agrupan a sectores del movimiento. En Sao Paulo, por ejemplo, hay 4 mil grupos de hip-hop, en los que trabajan 60 mil personas haciendo grabaciones, distribuyéndolas y organizando festivales y conciertos(10). Los “frentes” agrupan al sector “organizado” del movimiento, que participó incluso en un encuentro con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva hace ya dos años. Sin embargo, para la cultura de los jóvenes pobres de las periferias urbanas la idea de representación -que va de la mano con los “frentes” más institucionalizados- suena como algo lejano y ajeno. “Todo el mundo queire hablar por sí mismo, nadie quiere que otro hable por él”, reconoce Marcelinho Buraco, de Naçao Hip Hop, ligado al Partido Comunista de Brasil(11).

Los sin techo del Chico Mendes organizaron un festival de rap para celebrar, a comienzos de noviembre, el primer mes de instalado el campamento. En la convocatoria señalan que “la música combativa tiene el poder de hacer una verdadera revolución en la mentalidad de las personas. El rap es una de las formas que el pueblo de la periferia se comunica, se expresa y se indigna”. Lo consideran parte de una “guerrilla cultural”, que rendirá sus frutos a largo plazo(12). El encuentro de los excluidos del campo con los excluidos de la ciudad, promete liberar energías insospechadas en un país que ha sido definido como el “campeón mundial de la desigualdad”.

Ahora que el MST rompió con el gobierno de Lula, retorna a un lenguaje duro y radical. La “Carta a Lula” emitida por la Asamblea Popular de Brasilia, es elocuente de un estilo que habrá de profundizarse. La reforma agraria prometida no existe: “En el estado de Maranhao, donde está el mayor número de familias sin tierra y la mayor concentración de latifundios, en los últimos tres años el Incra no consiguió asentar ninguna familia del MST. Eso es una vergüenza”. Luego de la marcha por la Reforma Agraria de mayo, de los siete acuerdos firmados ninguno ha sido cumplido. La Carta finaliza con una ironía que habla por sí sola acerca de las distancias entre el gobierno Lula y el MST: “El no cumplimiento de estos compromisos es una afrenta al sufrimiento de las familias acampadas y una vergüenza para su gobierno. ¿Podemos imaginar lo que sucedería si el gobierno fuese tan lento para atender los intereses del agronegocio o de los bancos?”.

Note:

(1) Ponencias y debates pueden encontrarse en www.uff.com.br/msalc

(2) El texto puede encontrarse en www.jornada.unam.mx del 27 de setiembre de 2005.

(3) “O Ornitorrinco”, Boitempo, Sao Paulo, 2003, pp. 125-150. Oliveira fue fundador del PT y ahora es miembro del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), creado por parlamentarios expulsados del PT.

(4) Entrevista a Francisco de Oliveira en Fola de Sao Paulo, 22 de setiembre de 2003.

(5) En www.cartacapital.com.br

(6) Revista Sem Terra, julio-agosto de 2005, p. 7.

(7) Revista Sem Terra, julio-agosto de 2005, p. 34.

(8) MTST, “Cartilha do Militante No. 1”, Sao Paulo, 2005, en www.mtst.info

(9) Brasil de Fato, 13 de octubre de 2005.

(10) Marina Amaral, “Da volta para o futuro”, en revista Caros Amigos edición especial Hip Hop, setiembre 2005.

(11) Idem.

(12) www.mtst.info

http://alainet.org/active/9720〈;=es

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy