Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Paraguay: mai più dittatura

una reale festa civica ha ravvivato le principali strade della capitale paraguaiana la scorsa settimana quando 35 mila persone sono scese in piazza, in nome della "Resistenza cittadina", contro il progetto dittatoriale del presidente della Repubblica,Nicanor Duarte Frutos.
9 aprile 2006 - Carlos Amorín
Fonte: Rel-Uita / La Insignia

Marcharon hasta el ex Congreso Nacional para repudiar la violación a la Constitución del país por parte del primer mandatario y reclamar la renuncia de los cinco ministros de la Corte Suprema de Justicia. La marcha estuvo convocada por un frente ciudadano conformado por organizaciones sociales, partidos políticos de oposición, disidentes del Partido Colorado, sindicatos, congregaciones católicas y organizaciones campesinas.

Los manifestantes se concentraron en la Plaza de la Democracia e iniciaron la marcha sobre la calle Estrella, bajando por Yegros hasta la principal arteria céntrica, Palma. Allí otros contingentes de ciudadanos de diversas organizaciones sociales, vecinales, campesinas, sindicales, religiosas y políticas se unieron a la gran marea humana que se congregó, luego, frente al edificio del Cabildo de Asunción copando las tres plazas que se encuentran en frente al mismo, para participar del acto central.

El principal referente y orador de la noche fue el monseñor Fernando Lugo, figura aglutinante de la convocatoria, quien exigió a Nicanor Duarte Frutos que pida perdón al pueblo paraguayo por sus pretensiones autoritarias. También solicitó a los ministros de la Corte Suprema de Justicia que renuncien a sus cargos por haber dado curso a la acción de inconstitucionalidad presentada por el Primer Mandatario para asumir la presidencia del oficialista partido Colorado, violando así los preceptos de la Constitución Nacional.

"Si los ministros de la Corte, que pisotearon la Carta Magna, aún tienen sangre en la cara, les digo, les suplico, les ruego, en nombre del pueblo paraguayo, que presenten sus renuncias", señaló monseñor Lugo durante su discurso. Si no lo hacen, agregó, que el Congreso Nacional viabilice el juicio político que los miembros de la Corte Suprema de Justicia se merecen por haber defraudado la confianza del pueblo paraguayo.

A la vez instó al presidente Duarte Frutos a que abandone sus pretensiones autoritarias de querer concentrar toda la cuota de poder en sus manos, en cuanto la Constitución prohíbe al primer mandatario ejercer dos cargos a la vez.

"Que a ningún antojadizo se le ocurra intentar instalar de nuevo una dictadura de ningún signo en Paraguay, porque como dice la canción: 'Serán nuestros pechos las murallas' que detendrán y condenarán definitivamente al olvido todas las intenciones autoritarias", advirtió el prelado.

El ex obispo del departamento de San Pedro exclamó que tanto los ministros de la Corte como el presidente de la República juraron defender y respetar la Constitución Nacional. Por eso, agregó, "hoy la patria les demanda" que cumplan con ese juramento.

Lugo destacó que la gran congregación de personas se logró sin que se obligue ni se presione a nadie, y sin despilfarrar ni un centavo del estado paraguayo, como acostumbra hacer el partido de gobierno para llevar adherentes a sus actos políticos y expresar apoyo a su actual líder, Nicanor Duarte Frutos.

Destacó que actualmente numerosos paraguayos viajan diariamente al exterior buscando días mejores, "mientras conocidos grupos mafiosos pasean sin descaro sus tristes existencias por las calles de Asunción y por las páginas sociales de los diarios".

El emérito monseñor reclamó mayor responsabilidad a los dirigentes políticos en general, y en especial a los electos en representación ciudadana para que sean dignos de la confianza de la ciudadanía. "Dejen de lado los pactos bajo la mesa y de pensar sólo en beneficios personales y sectoriales".

En tanto, sobre los ministros de la Corte Suprema de Justicia dijo que resultaba muy triste y denigrante ver a los mismos pasearse por los pasillos del Congreso Nacional haciendo lobby y pidiendo votos para después encadenarse y esclavizarse a alguna bandera política, haciendo abierta alusión al favoritismo que los mismos mostraron al dictaminar en favor de Nicanor Duarte Frutos para su candidatura a la titularidad del partido Colorado, a pesar de la expresa prohibición de la Constitución Nacional.

"No queremos más tendotás y dictadores"

Los jóvenes representaron un gran porcentaje de la masa de manifestantes que llegaron hasta la Plaza del Congreso para rechazar el resurgimiento de neoproyectos autoritarios en el país, y tuvieron una representante entre los tres únicos oradores de la fiesta cívica.

"Los jóvenes del Paraguay de hoy estamos de pie, atentos par alzar la voz, porque no somos ni sumisos, ni complacientes, ni sordos, ni ciegos ante el proyecto dictatorial que se avecina", expresó Marlene Ojeda, una joven que trabaja como voluntaria en una organización social de su ciudad natal, Tobatí, comunidad localizada en el departamento de la Cordillera.

Marlene destacó que las ambiciones de poder del Presidente de la República posibilitó la unidad de organizaciones civiles, sociales, partidos políticos para expresar el rechazo unánime y de gritar a los cuatro vientos: ¡Dictadura nunca más!

Rindió homenaje a aquellos hombres y mujeres que sufrieron la persecución de la dictadura stronista, "la que nunca termina de irse y ya quiere volver". También recordó a los jóvenes que hace siete años perdieron la vida en esas mismas plazas durante las manifestaciones que llevaron a la renuncia al cargo del ex presidente colorado Raúl Cubas Grau, luego del magnicidio de su ex vicepresidente, Luis María Argaña, en marzo de 1999.

Además, la joven rindió un homenaje a las 400 víctimas que murieron en el gran incendio del supermercado Ykua Bolaños, "quienes todavía esperan que en su honor se haga justicia".

Marlene advirtió finalmente, que los jóvenes ya "no queremos corruptos ni manipuladores del pueblo, no queremos más tendotás (guía) ni dictadores. Solamente aspiramos contar con hombres y mujeres honestos, capaces de amar a sus hermanos y de entregar día a día sus vidas por ellos, como aquellos jóvenes que lo hicieron en la plaza".

"Decimos no al autoritarismo"

Una activa dirigente de la Organización Nacional Campesina (ONAC), Mirna Mochet, fue la última oradora de la noche, quien habló en nombre de las mujeres campesinas del país. Ella destacó que esta es la hora en que los paraguayos "estamos de pie para decir no al autoritarismo".

"Por eso le decimos a los cinco miembros de la Corte Suprema de Justicia, Wildo Rienzi, Alicia Pucheta de Correa, Víctor Núñez, Raúl Torres y Antonio Fretes, que renuncien, porque han pisoteado la Constitución Nacional y también exigimos que el Congreso Nacional inicie un juicio político al Presidente de la República por haber violado la Constitución Nacional".

Luego de los tres discursos, pasadas las 21:30 horas, como estaba previsto en el programa del acto, la muchedumbre empezó a dispersarse, tranquila y animada, como había llegado hasta la plaza -venciendo el letargo y la apatía que suele caracterizar a los paraguayos- para repudiar la vuelta a un oscuro pasado de represión y sometimiento, de falta de libertades civiles y políticas, que nadie más desea. Fueron 35 mil paraguayos los que respondieron a la convocatoria y salieron espontáneamente a las calles sin que nadie los obligara, para rechazar pacíficamente pero con firmeza, las intenciones de instalar una nueva dictadura en el Paraguay.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy