Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Uruguay: la "Marcia del Silenzio" reclama la fine dell'impunità

a 30 anni dai crimini della dittatura una gigantes a marea umana reclama la fien dell'impunità per i carnefici
21 maggio 2006
Fonte: La República, Uruguay


Alrededor de 75.000 personas recordaron a los uruguayos desaparecidos y asesinados durante la dictadura

A pesar de los avances, volvió a la calle el reclamo de justicia y nunca más impunidad

Al cumplirse 30 años del asesinato de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw en Argentina, y de la desaparición de Manuel Liberoff, se realizó la 11ª "Marcha del Silencio". La misma contó con al presencia de más de 75.000 personas y se celebró bajo la consigna "Basta de Impunidad, Justicia para los crímenes de Lesa Humanidad".

A paso de hombre y puntualmente a las 19.00 y como siempre, un 20 de mayo, escoltada por catorce taxis de cooperativas y organizada, como es habitual, por Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, partió la Marcha del Silencio desde la esquina de avenida Rivera y Jackson.

Luego tomó la avenida 18 de Julio donde se comenzó a sumar el grueso de los marchantes.

Al frente de la misma se destacaba un pasacalle que tenía la inscripción que era también la consigna de la movilización: "Basta de impunidad, Justicia para los crímenes de Lesa Humanidad", tras el cual más de un centenar de fotos de desaparecidos durante la dictadura eran erguidas por sus familiares y amigos.

Pero también había otros, como el de la Plenaria Memoria y Justicia que decía: "Ahora justicia" o uno que pedía "Anular la ley de impunidad. Cárcel para los asesinos".

Otro de los puntos a destacar en esta oportunidad fue, a diferencia de otros años, que eran contadas las personas que marcharon con una vela encendida, actitud que era un 'clásico' en estos eventos en años anteriores.

En total silencio y con el respeto de aquellos que no marchaban pero que se amuchaban al costado de la avenida, la movilización se desarrolló hasta que el silencio se vio interrumpido cuando la misma pasó delante de la Intendencia Municipal de Montevideo.

Allí, se empezaron a escuchar dos voces que "pasaban lista" -en orden alfabético- a los nombres de los poco más de doscientos desaparecidos, respondiendo los marchantes luego de cada anuncio: "Presente".

Al llegar a la Plaza Libertad (Cagancha) -sobre las 20.00 horas- la marcha detuvo su andar, ante un sinfín de fotos de desaparecidos que estaban expuestas en ese lugar y contrariando a lo que pasó el año pasado no se leyó ninguna proclama, sino tan sólo unas palabras: "Son tiempos de lucha por verdad y justicia; pero no la verdad a medias sino toda la verdad. La verdad será la primera expresión de justicia".

Inmediatamente, se comenzaron a escuchar en los parlantes colocados sobre la principal avenida de la capital las estrofas del Himno Nacional, el cual fue entonado por el mar de personas que realizó el recorrido.

Finalizado esto, una cuerda de tambores -compuesta esencialmente por jóvenes- que estaba del otro lado de la plaza, empezó a "sonar", culminando de "tocar" frente a los marchantes, tras lo que se diluyó la masa presente.

Esta variante de los tambores significó un quiebre con relación a las anteriores once marchas (ya que comenzó a organizarse en 1995) que no habían tenido esta muestra artística en el desenlace.

Presentes y ausentes

Una de las ausencias -este año- fue la del presidente de la República, Tabaré Vázquez, quien sí participó en la del año pasado, que fue la primera marcha bajo un gobierno del Frente Amplio.

Tampoco se pudieron ver durante la movilización figuras políticas de los partidos tradicionales.

Ya entre los presentes, se encontraban distintas personalidades del acontecer de nuestro país, destacándose varios ministros, como ser el de Educación y presidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto; el canciller Reinaldo Gargano; de Trabajo, Eduardo Bonomi; de Vivienda, Mariano Arana; los subsecretarios de Salud Pública, Miguel Fernández Galeano; del Interior, Juan Faroppa; de Educación, Felipe Michelini; el director de Macroeconomía, Fernando Lorenzo; el director de la OPP, Carlos Viera; el director de secretaría de Salud Pública, Daniel Olesker; el presidente de Ancap, Daniel Martínez; el rector de la Universidad de la República, Rafael Guarga; los legisladores oficialistas Alberto Couriel, Alfredo Asti, Ivonne Passada, Diego Cánepa; el escritor Eduardo Galeano; varios dirigentes sindicales y empresariales; y destacados artistas uruguayos, entre otros. También participó en la marcha el doctor Héctor Olmos, actual presidente de AFAP República, quien durante la dictadura ejerció la defensa como abogado de varios presos políticos.

Opiniones de los presentes

Al finalizar la marcha, LA REPUBLICA consultó a varias de las figuras presentes.

En ese sentido, el senador del Frente Amplio e hijo de Zelmar, Rafael Michelini destacó que "Sin duda estamos más cerca de la justicia. Ha habido avances, pero aún falta más verdad y justicia ".

Agregó que "el reclamo de los familiares está siendo escuchado, sin duda habrá justicia y ese el mejor homenaje que le podemos brindar a las víctimas". La madre del senador y por consiguiente viuda de Zelmar, Elisa Dellepiane, manifestó: "Para mí es un día de alegría, de reencuentro y de agradecimientos, porque veo que toda la gente ha estado emocionada.

El espíritu siempre lo he tenido alto, aún en los peores momentos, porque teníamos que contagiar a los demás con algo que sirviera. Sé que hay algunos que con los hallazgos no están tan contentos como otros, pero hay que seguir luchando para que todos seamos más unidos y 'cinchemos' para adelante".

Por su parte, Valentina Chaves Musco, hija de Ubagesner Chaves Sosa, el militante comunista del que recientemente se encontraron sus restos, sostuvo: "Viví la marcha con un poco de expectativa porque los sentimientos están encontrados, a pesar de que se hayan hallado los restos de mi padre y de Fernando Miranda.

Eso fue un paso, pero hay cientos de compañeros por encontrar. Aspiro y exijo castigo y que los militares digan la verdad", puntualizó. Entre tanto, el doctor Javier Miranda, abogado de DDHH e integrante de Familiares, fue duro con el ex primer mandatario durante la dictadura, Gregorio Alvarez, al afirmar que "el 'Goyo' que hable, me alegro que hable, pero que hable mucho".

Destacó además que "Seguimos en la lucha, todos juntos. Lo mío no importa, lo que me sigue emocionando es ver a las 'viejas' con fuerza para seguir luchando".

Otra de las opiniones que captó LA REPUBLICA fue la del senador del Frente Amplio, Alberto Couriel, quien puso énfasis en que "Esta marcha se da en una etapa novedosa, donde hay un cambio cualitativo en el escenario político vinculado a los derechos humanos".

Argumentó que "comienzan a aparecer restos de desaparecidos, se identifican, algunos militares tienen que ir a declarar a la Justicia, otros fueron extraditados, y de alguna manera uno lo siente cuando ve a la gente.

Hay otros ánimos, otra sensación, aunque el dolor siempre es muy grande, pero la gente va sintiendo que de alguna forma comienza a hacerse justicia".

Note:

http://www.larepublica.com.uy/lr3/?a=nota&n=211497&e=2006-05-21

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy