Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Fu nella causa della sparizione delle "Automobili Orletti". Si reciclò come custode di Alfonsín.

Argentina: arrestano Guglielminetti, ex agente del SIDE e repressore con storia

10 agosto 2006 - Lucio Fernández Moores

El ex agente de Inteligencia Raúl Guglielminetti, un símbolo del reciclamiento de los represores de la dictadura en democracia, fue detenido ayer en una casaquinta de la localidad de Mercedes, al oeste del Gran Buenos Aires. Su detención había sido ordenada en las últimas horas por el juez federal Daniel Rafecas por violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la última dictadura. Pero en realidad estaba prófugo desde la reapertura de las causas judiciales tras la anulación de las leyes del perdón.

Sin ofrecer resistencia, Guglielminetti fue apresado por la mañana por una comisión de Interpol. Lo esperaban fuera de la casaquinta "La mapuche", ubicada a la altura del kilómetro 100 de la ruta 5. Se suponía que lo buscaban desde fines de 2003, luego que los fiscales Eduardo Freiler (ahora camarista) y Federico Delgado pidieran su detención en el marco de la causa que investiga los crímenes ocurridos en jurisdicción del Cuerpo I de Ejército, más precisamente en el centro clandestino de detención de El Olimpo.

Pero en los últimos días, los investigadores reforzaron la búsqueda a pedido del juez Rafecas, quien se aprestaba a imputarlo por los delitos cometidos en otro centro de esa misma jurisdicción, Automotores Orletti. Este taller mecánico fue alquilado por la SIDE en 1976 para mantener secuestradas y torturadas a víctimas de la dictadura.

Más conocido por su apodo de "Mayor Guastavino", Guglielminetti participó de la represión ilegal de la guerrilla como Personal Civil de Inteligencia (PCI) del Ejército. Integró el temible Batallón de Inteligencia 601. También realizó actividades en Europa y los Estados Unidos, donde llegó a montar un esquema de financiamiento para los militares argentinos que entrenaban paramilitares en Centroamérica y colaboraban con los "contras" nicaragüenses en ese país. Eso ocurrió en la parte final de la dictadura, tras las torturas y las desapariciones de miles de personas.

Sin embargo, concluidos los gobiernos militares, realizadas las elecciones y elegido presidente por voto popular Raúl Alfonsín, Guglielminetti apareció como custodio del nuevo mandatario. Si ese ya era un problema, peor aún era que estuviera al mando de una especie de Secretaría de Inteligencia paralela montada por el gobierno radical en esos primeros años de la recuperación democrática. Y que, para completar, estuviera sospechado de haber participado en varios secuestros extorsivos.

Guglielminetti fue detenido en 1985 en España y dos años después sería beneficiado por la Ley de Obediencia Debida, ahora anulada. Sin embargo, recién salió en libertad en 1989, porque estuvo preso en otra causa por tenencias de armas de guerra. En su legajo en el Servicio Penitenciario figura la profesión que declaró ante sus carceleros: "empleado". Hay versiones que lo sindican como tenedor de archivos sobre la represión que habría guardado en España.

Guglielminetti supo actuar en la represión junto al fallecido Aníbal Gordon. Automotores Orletti fue una de sus bases. Ambos habían integrado años atrás la Alianza Anticomunista Argentina, más conocida como Triple A. Pero también estuvo en El Olimpo, Omega, Club Atlético y El Banco, según los relatos de los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención.

Guglielminetti reapareció en los 90. Siempre en las sombras, fue mencionado como uno de los ayudantes que habría tenido el ex concejal peronista José Manuel Pico para fugar del país. Como él, también sería condenado por enriquecimiento ilícito, presuntamente con bienes de desaparecidos. También se dijo que colaboró con la división Zona Norte de la Bonaerense. Además fue acusado de estafas, robos y falsificación de documentos.

Pese a haber actuado junto a nazis confesos, Guglielminetti también fue convocado por el abogado de la AMIA, Javier Astigarraga, para colaborar en la investigación del atentado contra esa entidad. Esto fue revelado hace tres años en el juicio oral por otro espía, el director de Operaciones Antonio Stiuso.

Automotores Orletti, con dos detenidos más

Además de Raúl Guglielminetti, ayer fueron detenidos otros dos represores acusados de haber actuado en Automotores Orletti. Se trata del coronel retirado, Rubén Visuara, y del vicecomodoro retirado, Néstor Guillamondegui.

Visuara fue uno de los militares que participó a principios de 2004 de una cena con políticos en el Regimiento Patricios a la que el presidente Néstor Kirchner mandó al entonces ministro de Defensa, José Panpuro, porque suponía que se podía gestar allí una conspiración en su contra.

El juez Rafecas también mandó detener a un ex agente de la SIDE que ya estaba preso por el robo de cajas de seguridad en el Banco Nación, Honorio Martínez Ruiz ­apodado Pájaro o Pajarovich­ y a otro socio de Guglielminetti que todavía no pudo ser ubicado, Eduardo Ruffo.

Además, el magistrado dispuso pedir a Uruguay la extradición de seis militares de ese país ya detenidos en la causa por el Plan Cóndor: ellos son José Nino Gavazzo, Ernesto Ramas, Jorge Silveira, Ricardo Medina, Jorge Arab Fernández y Gilberto Vázquez Bisio.

Pero también se libró una orden de captura internacional contra otros cuatro militares uruguayos: Manuel Cordero, Luis Maurente, Ernesto Soca y Ramón Díaz Olivera.

De las 70 víctimas que pasaron por Automotores Orletti, la mitad eran uruguayos.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy