Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Messico: la minaccia biologica porta lo stato di Oaxaca a proibire i transgenici

Lo stato messicano di Oaxaca ha inviato alla commissione agricoltura del Congresso un progetto di legge sulla biosicurezza per impedire l'ingresso nello stato a qualsiasi OGM
25 marzo 2004 - Evandro Bonfim

Amenaza biológica lleva a estado mexicano a prohibir transgénicos

24.marzo/2004 - México – Adital/ Evandro Bonfim* – El estado mexicano de Oaxaca acaba de enviar a la Comisión de Agricultura del Congreso local un Proyecto de Ley de Bioseguridad para impedir la entrada de cualquier organismo genéticamente modificado en territorio estatal. La medida se justifica ante las recientes acciones del gobierno federal favoreciendo violaciones al acuerdo internacional de bioseguridad, Protocolo de Cartagena, firmado en 2000, y en vigencia desde el año pasado, que establece entre otros puntos, el principio de la precaución. En el continente americano, por ejemplo, México y Brasil ratificaron el protocolo, mientras que Canadá es sólo país signatario formal. Estados Unidos, como es su costumbre en tratados internacionales que tratan sobre temas ecológicos, se rehúsa a firmar.

La precaución de Oaxaca se debe principalmente al convenio celebrado en febrero de este año por México, EE.UU. y Canadá, países que componen el Nafta (North America Free Trade Agreement), sobre las condiciones de transporte de alimento humano o animal modificado genéticamente. Las normas para la documentación de cargas transgénicas asentadas en este acuerdo siguen las recomendaciones de la International Grain Trade Coalition (Coalición del Comercio Internacional de Granos, también llamada de Grupo de Miami) que agrupa corporaciones agro-biotecnológicas y comerciales del sector desde junio de 2001 con el objetivo de "asesorar a los gobiernos".

Las principales disposiciones del convenio, que está siendo llamado en México de TLC transgénico, establecen una tolerancia de 5% de presencia de transgénicos en embarques sin necesidad de la etiqueta con la advertencia "contiene transgénicos", cambiada por la versión eufemística "puede contener transgénicos". Cabe resaltar que la Unión Europea practica la tolerancia de 0,9% y que para México, según organizaciones ambientalistas como Greepeace, debería ser cero en el caso del maíz, porque el país es el centro de origen de este vegetal, debiendo ser tratado como reserva genética de este cultivo.

Además de esto, las cargas de productos agrícolas convencionales, que en países que cultivan transgénicos pueden presentar trazas de semillas modificadas, debe estar completamente exenta de rotulado, según el convenio. Debido a este acuerdo entre los miembros del Nafta, México se recusó a adherir a las restricciones más severas de certificación acordadas en la primera reunión de los Estados participantes del Protocolo de Cartagena en Kuala Lumpur, Malasia, a fines del mes pasado.

Sin embargo, aún antes de la adopción de reglas más blandas para la entrada de transgénicos al país, la pureza del maíz mexicano ya estaba comprometida justamente a causa del Nafta. A pesar de haber prohibido la siembra de semillas modificadas desde 1998, cuando esta tecnología agrícola se diseminó en el mundo, México no cerró las fronteras del país para la importación de cereales transgénicos, principalmente a causa del acuerdo multilateral mantenido con EE.UU. y Canadá.

El maíz estadounidense, plantado de manera industrial, con semillas transgénicas y además subsidiado por el gobierno federal, enseguida invadió el mercado mexicano, anteriormente suplido por el cultivo de maíz del campesinado, en gran parte realizado para subsistencia. Como resultado, el 40% de los pequeños productores agrícolas mexicanos dejaron sus cultivos desde la implementación del Nafta en 1994.

Sin embargo, solamente el 13 de febrero de este año, el órgano responsable de la bioseguridad en el país, la Cibiogem (Comisión Intersecretarial sobre Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados), asumió la contaminación en Oaxaca y el riesgo de diseminación por los demás estados mexicanos. La presidencia de la Cibiogem está ocupada por Víctor Villalobos, que representó a México tanto en las negociaciones del convenio del Nafta como en la reunión de Kuala Lumpur. El anuncio fue realizado 30 meses después de la primera denuncia pública de contaminación por transgénicos en el país y 15 meses después que la Comisión tuvo en sus manos un laudo científico comprobando la denuncia.

La demora de la divulgación de los estudios científicos no fue justificada por Villalobos, que solamente informó que "se está disolviendo la contaminación en Oaxaca", sin precisar cómo ello está ocurriendo. Así, el gobierno del estado mexicano se adelantó en elaborar una moratoria local a los transgénicos para evitar daños mayores en la base genética del maíz.

* Evandro Bonfim es periodista de Adital.

Al publicar en medio impreso, favor citar la fuente y enviar copia para: Caixa Postal 131 - CEP 60.001-970 - Fortaleza - Ceará – Brasil


PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy