Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Brasile: il dilemma dell'ALCA e il futuro del paese

il 2004 sara' un anno decisivo per l'attuzione dell' ALCA che gli USA tentano di imporre a tutti i paesi del continente e per il governo brasiliano che dovra' definire la sua veritiera posizione rispetto a questo tentativo
3 maggio 2004 - Joao Pedro Stedile
Fonte: MST

Brasil: Los dilemas del ALCA y nuestro futuro

El año 2004 será decisivo para los rumbos del Área de Libre Comercio de las
Américas (ALCA), que Estados Unidos quieren imponer al continente. Y para
que el gobierno brasileño defina su verdadera posición sobre el asunto.
En estos quince meses de gobierno de Lula, la posición de Brasil ha sido
oscilante. Ora demuestra firmeza, ora vacila y parece aceptar los términos
de un ALCA light. La propuesta de un ALCA light pretende reducirlo a un
acuerdo comercial, y apenas incluir las otras áreas de servicios, inversión
y agricultura si hubiera un completo consenso. Aparentemente, la posición
reduce las pretensiones de los estadounidenses, pero en el fondo abren la
puerta para que impongan sus intereses. A través de acuerdos bilaterales o
puntuales por sectores, Estados Unidos impone los puntos que no son consenso
a los demás países.
La posición brasileña ha generado muchas interpretaciones, por varias
razones. Sin embargo el gobierno reafirma que el ministro Celso Amorin es el
conductor de las negociaciones, pero son públicas y notorias las
divergencias con los ministros del área económica y sobretodo con el de
agricultura. Haciéndose más al juego del capital transnacional que a la
defensa de los intereses brasileños.
Itamaraty está defendiendo la idea del ALCA light. Eso reduciría la
pretensión inicial de Estados Unidos, que la desea amplia, general e
irrestricta. Pero proponer y aceptar el ALCA es someterse a un proceso de
subordinación. Y eso genera dudas si es una táctica de negociación o una
posición que Brasil acepta.
El presidente Lula y otros próceres del gobierno hacen con frecuencia
defensa enfática de la idea de que el "libre comercio" es benéfico.
Hemos argumentado, en la campaña brasileña y continental contra el ALCA, que
es necesario informar y concienciar a nuestro pueblo de que el ALCA no
constituye un mero acuerdo comercial entre dos o más partes, en el cual
todos pueden ganar. El ALCA es apenas un marco jurídico, un paraguas para
dar legalidad a la libertad de acción que el capital de las quinientas
mayores empresas de Estados Unidos necesita. Las empresas precisan del ALCA
para hacer lo que ellas quieran en nuestro territorio, con nuestras
riquezas, energía, agricultura, semillas, mercado, servicios, educación,
moneda, y así aumentar sus ganancias y dominio sobre la economía y sociedad
brasileña.
El ALCA es la forma de eliminar las fronteras "legislativas" de los países e
impedir que los estados nacionales sometan el capital a los intereses de la
población. Es un proyecto de ampliación de los dominios del capital. Por lo
tanto, no se trata de establecer si es amplio o light, el ALCA es contrario
a los intereses del pueblo y de la economía. Estudios de la Universidad
Estatal de Campinas (Unicamp) y de la Federación de Industrias del Estado de
Sao Paulo (FIESP) comprueban que la mayoría de los empresarios brasileños
serian perjudicados, pocos ganarían.
Es preciso combatir la falsa idea de que el libre comercio es beneficioso.
Eso es apenas una ideología del liberalismo comercial recalentado del siglo
18, el propio Keynes, que no era ningún izquierdista, alertó en 1930 que el
estado tenia un papel fundamental, regulador, para la estabilidad de la
economía y el desarrollo de las naciones.
Es verdad que la actual correlación de fuerzas en el continente no nos
permite arrebatos de confrontación con el norte, pero también es verdad que
la mayor fuerza de la que dispone un país está en su pueblo. Si el gobierno
no tienen fuerza o coraje suficiente para enfrentar el capital que viene del
norte, debe saber que su fuerza reside en la capacidad de movilizar al
pueblo, para defender los intereses nacionales.
Hemos hablado en la campaña contra el ALCA que no esperamos del gobierno que
adopte las mismas tácticas de los movimientos sociales. Pero él tiene la
obligación de mostrar total transparencia sobre lo que se está negociando en
nombre del pueblo. Debe usar los medios de comunicación para aclarar y
concienciar a la población. El gobierno no tiene el mandato para realizar
acuerdos internacionales que hieran nuestra soberanía. Defendemos el derecho
del pueblo brasileño a decidir, en plebiscito, las negociaciones y acuerdos
sobre el ALCA.
Hay proyectos en el Congreso estableciendo la consulta al pueblo, pero eso
es insuficiente. Esperamos que en los próximos meses, en los que se aproxima
la fecha decisiva de confrontación con los intereses del capital
estadounidense, se intensifiquen las movilizaciones populares en Brasil y en
toda América Latina para impedir la implantación del ALCA.
* Joao Pedro Stedile es miembro de la coordinación del MST y de la CMS.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy