Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Colombia: barbarie nel conflitto tra popolazioni indigene e paramilitari

Il conflitto tra la popolazione Wayuu, situata nel nord del paese, e le forze paramilitari presenti sul territorio e' arrivato al limite con la morte di 12 indigeni, tra i quali due bambini, uccisi orribilmente.
27 maggio 2004
Fonte: Adital

Barbarie en el conflicto entre indígenas y paramilitares colombianos

26.mayo/2004 - Colombia - Adital - Los conflictos territoriales entre indígenas del pueblo Wayuu, ubicados en el norte de Colombia, y las fuerzas paramilitares que actúan en la región llegaron al límite con la muerte de 12 indígenas, entre los cuales dos niños que fueron quemados vivos, mientras otros han sido muertos con motosierras. Tras los ocurridos, las comunidades decidieron entrar en guerra y aplicar sus propias leyes, "una vez que el gobierno no cumple con sus obligaciones de justicia y respeto al pueblo indígena".

"Vamos a aplicar nuestra propia ley porque la justicia de los tribunales sólo sirve para apoyar a los asesinos", afirmó un vocero wayuu para la Agencia de Noticias alternativas de Colombia (Anncol).

De acuerdo con la agencia, las afirmaciones fueron dadas a conocer después que integrantes de las fuerzas paramilitares quemaron vivos a dos niños y utilizaron una motosierra para asesinar a otros. El hecho ocurrió el último 03 de mayo. Los indígenas denuncian aún que otras decenas de personas siguen desaparecidas, sin que ninguna autoridad colombiana tome una iniciativa.

En la prensa venezolana, las declaraciones confirman la guerra. "El pueblo wayuu ha tomado una decisión: ellos buscaron el problema, entonces la guerra se ha declarado. Vamos a responderles de una forma tan contundente que no les va a quedar ganas de volver por nuestras tierras".

Las declaraciones de los sobrevivientes de la masacre – muchos de ellos refugiados ahora en Venezuela – han causado conmoción general. "Usted no sabe lo que es tener que salir corriendo para que no lo maten y después escuchar los gritos de mis dos hijitos a quienes me los quemaron vivos sin que yo pudiera hacer nada", afirmó Alberto, uno de los refugiados, al sitio de análisis venezolano Temas.

Mientras la Fiscalía de Río Hacha, próximo a las fronteras de Venezuela y Colombia, afirma que hubo solamente dos muertos, los miembros de la comunidad señalan que 30 personas pueden tener el mismo destino de otras que fueron mutiladas.

"Cortaron la cabeza a mi mamá y a mis sobrinas las picaron en pedacitos. No les dispararon, sino que las torturaron para que escucháramos sus gritos y mientras tanto con una motosierra las cortaron vivas. Son unos malditos que nos obligaron a salir huyendo de nuestras tierras, allí no ha quedado nadie. Tuvimos que dejar nuestras cosas", dijo otro refugiado en Venezuela.

Por todo eso, los indígenas están dispuestos a entrar en guerra contra el gobierno en Bogotá, ya que hace mucho vienen denunciando la situación de conflicto y hasta el momento no se adoptó ninguna medida eficaz con respecto a la protección del pueblo Wayuu.

En documento firmado el 20 último e encaminado al presidente Álvaro Uribe, las comunidades afirman que "para nadie es secreto que la Guajira (como es conocida la región norteña donde viven los wayuu) ha servido con punto estratégico de embarque de grande cargamentos de drogas hacia el exterior, tampoco podemos ocultar que muchos wayuu han pasado ha formar parte de este negocio ilícito, pero esto ha sido tolerado por la misma fuerza pública del Estado colombiano".

Hace tres años el territorio Wayuu ha sido convertido en el blanco principal de grupos armados que buscan monopolizar los negocios productivos del área. Los conflictos aumentaron y hubo un intenso desplazamiento hacia las ciudades venezolanas, lo que constituye "un problema social por incrementar los cinturones de miseria de las ciudades fronterizas".

La presidencia de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) solicitó la creación de una comisión especial para averiguar las denuncias hechas por representantes de las comunidades.

Note:

Al publicar en medio impreso, favor citar la fuente y enviar copia para: Caixa Postal 131 - CEP 60.001-970 - Fortaleza - Ceará – Brasil

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy