Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Brasile: 30 associazioni che praticano l'economia di scambio danno beneficio a piu' di 1000 persone nel sud del paese

Piu' di 1000 persone della regione metropolitana di Curitiba, nel Paranà, usano la moneta sociale "pignon" per acquistare prodotti e servizi; l'esperienza, nata nel 2001 si e' rapidamente diffusa
4 giugno 2004 - Ana Karla Dubiela
Fonte: Adital

Brasil: 30 clubes de trueque benefician a más de mil personas en el sur del país

Más de 1 mil personas que viven en la Región Metropolitana de Curitiba, en el Estado de Paraná, sur del país, participan de 30 clubes de trueque y usan la moneda social "piñón" para adquirir productos y servicios. La experiencia surgió en el 2001 y ya se expandió a los municipios de Colombo, Lapa, Guarapuava, Ponta Grossa, Contenda, entre otros. Insertos en la práctica de la economía solidaria y en participación cooperativa con el Programa Hambre Cero, los clubes de trueque tienen reglamento interno, coordinación rotativa y siguen la pedagogía liberadora del educador Paulo Freire. "Su principal objetivo es la construcción de un mundo mejor, de una sociedad diferente de la que es impuesta por la lógica excluyente capitalista", explica Márcia Carneiro Knapik, del Centro de Formación Urbano-Rural Irmão Araújo (Cefuria).

Todos los clubes siguen la misma dinámica: recepción de los participantes, mística, debates, trueques y aprobaciones. En general, las reuniones se hacen semanal o quincenalmente, con un promedio de 25 personas (pudiendo variar de 20 hasta 65 integrantes), en su mayoría familias carentes de la periferia y desempleados (algunos de ellos viven debajo de la línea de pobreza). Para facilitar los trueques, es usada una moneda social. "En nuestro caso la moneda es el Piñón, en homenaje al fruto típico de Paraná. La moneda tiene valor aproximado al real, que sirve como estimación de los precios de los productos", explica Márcia. Los socios del club son llamados "prosumidores" (productor y consumidor). Ellos intercambian desde hortalizas, verduras, componentes de la canasta básica hasta servicios de peluquería, masajes, terapia, costura, etc.

En la administración de las actividades, los grupos usan la autogestión, en la que todos tienen voz y voto. La coordinación es rotativa, para que todos puedan pasar por la experiencia de ejercer el papel de coordinador, y cada club tiene sus normas elaboradas por ellos mismos. "La finalidad es el aumento de la autoestima, desarrollo de la solidaridad, del protagonismo de cada uno, reflexión crítica sobre la coyuntura en que todos están insertos. En el caso de las parroquias donde había entrega de canastas básicas, hubo un cambio de la relación vertical hacia la horizontal, en que cada uno adquiere, con los "piñones", los alimentos que precisa, nuevos saberes y experiencias", dice Marcia. Al entrar en el club, cada asociado recibe 10 piñones. La única exigencia es que la persona deberá llevar productos para el trueque (en general cinco, siendo uno de fabricación propia).

El primer Club de Trueque surgió en Argentina, en 1995, cuando 20 personas trocaron productos y servicios para minimizar los efectos de la grave crisis, como la escasez de productos, que tomó cuenta del país. Hoy, se estima que este tipo de actividad involucra indirectamente a 6 millones de argentinos - uno de cada seis habitantes del país participa de los clubes de trueque, 1.5 millones de personas en más de 8 mil ferias de trueque. Al principio ellos sólo daban lo que tenían en casa a cambio de lo que estaban necesitando, pero enseguida, para facilitar, crearon la moneda social. La experiencia se desparramó por Europa y por las Américas. En Brasil, ya llegó a cinco estados, en tres regiones diferentes: Río de Janeiro, São Paulo (sudeste), Rio Grande do Sul, Santa Catarina, (sur) y Ceará (nordeste).

En Paraná, el responsable de la creación de los Clubes de Trueque fue el Centro de Formación Urbano-Rural Irmã Araújo (Cefuria). Al tomar conocimiento de la experiencia Argentina, una de sus participantes fue hasta allá y participó de las actividades, lo que dio como resultado la apertura del primer Club de Trueque de Paraná, Piñón, en 2001. "Fue hecho un intenso trabajo de formación y articulación con grupos de pequeños productores, que acostumbraban reunirse en ferias", recuerda Márcia. Desde ese momento hasta ahora, el número de clubes creció tanto que ya cuenta con un grupo de "animadores" capacitados, para promover la integración de varios grupos y el intercambio de informaciones. "Los animadores se reúnen quincenalmente para discutir la metodología Paulo Freire, las vivencias de los varios grupos, un calendario para que cada uno pueda participar de otros clubes y ver las diferencias", informa.

Según ella proyectos como el de Piñón es una forma colectiva de buscar la supervivencia, combatir el sistema capitalista viviendo relaciones no capitalistas y de comenzar a crear un nuevo modelo de sociedad. El sistema de trueque es considerado un ramo de las actividades de economía solidaria y también del Taller (equipo de educación ciudadana del Programa Hambre Cero). "Tenemos vínculos con el Taller, una vez que compartimos las mismas ansias, o sea, la de promover la movilización de la sociedad y la capacitación, a partir de una educación ciudadana multiplicadora", concluye.

Note:

Ana Karla Dubiela es periodista de Adital, destacada para cubrir la movilización social del Programa Hambre Cero.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy