Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Honduras: la Marcha por la Vida continua

Dopo l'arrivo nella capitale Tegucigalpa, si provano a tirare le conclusioni della Marcha, all'inizio di un nuovo mese di proteste popolari in tutto il paese. Pubblichiamo anche il discorso conclusivo di p.Andres Tamayo
2 luglio 2004 - M.A.O - COFADEH
Fonte: Movimiento Ambientalista Olanchano MAO ; Comite' de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras COFADEH

Y después de la Marcha ¿que ?

Han concluido en esta Capital siete días de caminata pacífica por
cuatro rutas, tiempo durante el cual percibimos mayor nivel
conciencia ambiental en centenares de comunidades del país.

Hemos insistido en el bosque, igual que en la minería, asi como en
los recursos costeros, las áreas protegidas, la agricultura campesina
y el hábitat de los pueblos indígenas.

Sin embargo, durante estos días hemos recibido amenazas mezcladas con
ofertas de diálogo y nos han exhibido el garrote al tiempo que la
zanahoria.

Hemos teniendo que sortear mensajeros que exigían cancelar la
caminata en pleno desarrollo, a petición del Gobierno, y tuvimos que
desafiar a los constructores profesionales del miedo, desde los
poderes reales y fácticos del país.

Por eso al final, coreamos todos en la Plaza La Mercedes se pudo!

Ahora, al apagarse las consignas de los marchistas que han retornado
cansados a sus lugares de origen, permanecemos en esta Capital los
miembros de la Comisión Nacional de la Marcha por la Vida.

Estamos listos y listas para construir la voluntad política que sea
necesaria para impulsar el cumplimiento de las demandas, a nivel del
Poder Ejecutivo y el Congreso Nacional.

Términos del diálogo

No queremos intermediarios que sean descalificados por su propia
carencia de habilidad y voluntad política para resolver las demandas.

No buscamos a ministros y ministras que afirman ingenuamente que
comparten la noble causa de la Marcha por la Vida, pero arquean las
cejas al leer nuestras demandas.

No deseamos que nuestras peticiones sean confiadas a técnicos
forestales o mineros secundarios, que representan un lenguaje
amaestrado y dilatorio.

Aspiramos que el diálogo supere las pláticas de cortesía y que evite
la trampa de las negociaciones que están de moda.

Deseamos que el diálogo avance al compromiso político de alto nivel,
pues la protección, la conservación y aprovechamiento de los recursos
naturales, no deben ser objeto de regateo.

Apostamos porque sea el Presidente de la República, quien a su vez es
el empresario, el político y la autoridad nacional, quien asuma la
conducción de los compromisos que implica voluntad política ante
intereses millonarios y grupos de poder que debe enfrentar sin
vacilaciones, para salvar lo que aún nos queda de recursos naturales.

Respuesta inicial del Gobierno
Tenemos que mostrar a la prensa las dos páginas que fueron enviadas
ayer desde Casa Presidencial, sin formalismos de ninguna naturaleza:
ni sellos, ni firmas ni membrete, a través de un consejero oficial
que hace suyos los contenidos del papel.

No recibimos este gesto como una falta de respeto del Presidente a
las comunidades de los cuatro puntos cardinales de Honduras, pero si
como una descortesía que debería superarse en el proceso.

El texto informal recibido ayer al cierre de la Marcha pretende
responder cada uno de los incisos a las demandas específicas al
Gobierno, en un tono que deja la impresión que "esto ya lo estamos
haciendo" o "esto ya lo hicimos", o "esto es responsabilidad de otras
instancias".

Deja también ese texto informal la clara impresión que obvia, en
forma deliberada, el tema de las concesiones mineras irregulares
otorgadas en los últimos cinco años.

Igualmente, evita referirse a la situación planteada en relación a
los recursos costeros, en ambos litorales, y las amenazas hacia el
hábitat natural de los pueblos culturalmente diferenciados del país,
donde aún se conservan las mayores reservas de agua y bosques del
país.

Queremos que escuchen directamente nuestras voces, que son parte de
las voces de las comunidades que sacrificaron durante siete días sus
vidas y las de sus familias.

Queremos estar dispuestos a continuar esta Marcha por la Vida, hasta
recuperar la soberanía social y política de las comunidades
directamente afectadas o directamente beneficiadas por los recursos
naturales.

Queremos estar siempre atentos para evitar que se imponga la visión
economicista sobre los recursos naturales, que representan la vida.

Invitación
Aceptamos la invitación del Presidente de la República para continuar
la discusión de nuestro planteamiento, en hora y día que designe.

Comisión Nacional
Marcha por la Vida

_______________

Discurso de p.Andres Tamayo

¡Por el bosque, los minerales, el agua, la tierra y la vida... esta
Marcha no se olvida!

Después de 7 días de convivencia solidaria con la población, a lo
largo y ancho de cuatro carreteras que conducen a esta Capital,
finalmente estamos aqu?

Unas veces empapados por la lluvia y otras veces quemados por el sol,
as?avanzamos kilómetro tras kilómetro, por un objetivo común: la
vida.

Vigilados y asechados por tierra y aire.

Amenazados con deportaciones y juicios.

Cuestionados, a veces, por los mismos que debían apoyarnos.

Censurados, a veces, por los propios hermanos que debían dejar
guardados sus miedos en otro lugar.

Advertidos de lo peor, de todo lo peor, por las propias autoridades
del país, que tienen miedo cuando el pueblo toma la palabra.

Pero finalmente estamos aqui

Pero esta ciudad no es la meta, lo hemos dicho muchas veces.

Aunque aqu?reside la voluntad política para cambiar algunas cosas,
la verdadera voluntad est?en ustedes, est?en nosotros, en el lugar
donde residimos, all?donde convivimos con la Naturaleza.

Debemos reconocer que en cada una de las cuatro rutas recorridas,
hemos vivido siete días de fiesta solidaria con las poblaciones, que
compartieron comida, agua, frutas, sábanas, jabones, hospedaje y
alegría. Ellos financiaron esta Marcha. Ellos son los dueños de esta
Marcha.

Todas las poblaciones residentes a la orilla de las carreteras y
quienes se conducían en vehículos se apropiaron de esta Marcha, ellos
son los que verdaderamente se apropiaron de la Marcha. Esto significa
que la Marcha pas?por sus cabezas, por sus conciencias y por sus
vidas.

El pueblo est?claro que nadie más har?por él lo que él mismo no
est?dispuesto a hacer.

Y por años el pueblo ha visto pasar a políticos corruptos por puestos
públicos, desde donde entregan los bosques, las minas, las lagunas,
las playas y las tierras a los capitales extranjeros, que ni siquiera
sabemos sus orígenes.

Las llamadas autoridades gubernamentales han abusado de su poder,
para enriquecerse ellos y sus grupos, y dejar al pueblo en la
miseria.

El pueblo est?claro de eso.

Y una vez más repetimos: no somos los defensores de la vida ni los
maestros ni los sindicalistas ni los defensores de los derechos
humanos, los responsables de la inestabilidad social y la crisis
política actual.

Los responsables de la crisis actual son la corrupción que produce
miseria, la injusticia que produce desasosiego y la miopía de una
clase política voraz, que tiene boletos de avión para marcharse con
nuestras riquezas naturales al unirse las voces del pueblo. Al
ponerse la cosa color de vida.

Creo que algunos están haciendo maletas ya, pero eso no nos importa
tanto como hacer nuestras propias maletas hacia nuestros lugares
donde vivimos junto a los recursos naturales que valen más que oro.

Nosotros estamos amparados en el artículo 65 de la Constitución de la
República, que reconoce el derecho a la vida, y en el artículo 80,
que reconoce nuestro derecho a la petición.

Estamos pidiendo, a quienes se supone tienen el poder para tomar
decisiones, que paren la destrucción de los recursos naturales.

Ya no podemos tolerar los cortes ilegales, las subastas de madera por
el propio Estado, la destrucción de la biodiversidad en el Sur, la
minería a tajo abierto en todo el país ni la contaminación de
nuestras aguas.

No podemos permanecer quietos ante la entrega de las riquezas
naturales a quienes no las cuidan, a quienes solamente las convierten
en dinero, en destrucción y muerte.

Hemos escogido el camino de la resistencia pacífica, como lo hizo
Gandhi o Martín Luther King.

Hemos escogido el camino de la paz, como lo hizo San Francisco de
Asís, pero también hemos escogido el camino de la dignidad y la vida,
como lo hace el pueblo hondureño.

No dudamos del espíritu general de las leyes, pero s?dudamos del
espíritu general de quienes las hacen y de quienes las aplican.

Hemos venido en esta Marcha Nacional por la Vida para demandar del
Gobierno varias decisiones, también de la comunidad internacional y
de nosotros mismos.

Hemos venido para felicitar a los hermanos de La Labor, Ocotepeque,
que encontraron en la unión la fuerza para expulsar a una compañía
minera que haría explotar sus fuentes de agua dulce, dentro de su
bosque nublado de Guisayote.

Hemos venido para felicitar los esfuerzos de El Rosario, Comayagua;
del Valle de Siria, en Francisco Morazán; de Guinope en El Paraíso;
de Aramecina, en el Sur; de los pescadores del Golfo de Fonseca y los
habitantes de Olancho, entre otros, por haber entendidos que la vida
se defiende en el lugar donde vivimos, all?donde convivimos con la
Naturaleza.

Y como dice un periódico de aqu?de Tegucigalpa: ¿Qu?sigue?

Sigue el diálogo y la demanda.

Sabemos que ahora el Presidente tiene enfrente las reclamaciones de
Hondutel, de los médicos internos, de las enfermeras, del Bloque
Popular, de los maestros, del INFA, de la Secretaría de Cultura, de
los empresarios, del Fondo Monetario... de mucha gente.

Pero a quien andamos buscando es a él, concretamente buscamos su
voluntad política y concretamente andamos buscando al pueblo, la
voluntad del pueblo, que es la fuente de donde emana la soberanía. En
definitiva es el pueblo quien manda.

Todo sea hecho por la vida.

¡Sigamos siempre en Marcha!
¡Muchas Gracias!

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy