Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Messico: i venti punti di Lopez Obrador presentati ad una immensa folla allo Zocalo

alla fine della grande marcia contro l 'illegalita' e l'ingiustizia, Lopez Obrador, il capo dedl governo del Distretto Federale,presenta il suo progetto politico per un patto sociale ed un cambio reale
30 agosto 2004
Fonte: La Jornada

Presentó proyecto de nación ante cientos de miles

López Obrador, por pacto social y cambio verdadero

El discurso, al culminar la marcha contra el desafuero

Arropado por más de medio millón de personas, según cálculos del PRD, el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer su proyecto alternativo de nación en 20 puntos básicos, con el que levantó una severa crítica al gobierno federal neoliberal que, estableció, se refleja en el desempleo constante, la frustración y la bancarrota del sector rural.

El mandatario capitalino reiteró su disposición al diálogo para buscar la unidad y el acuerdo, y convocó a un debate "franco y abierto" de los puntos esenciales que deberá tener dicho proyecto alternativo para lograr un cambio verdadero que permita alcanzar una sociedad mejor, con menos desigualdad social y más justicia y dignidad.

Entre los 20 "postulados básicos" que consideró debe tener un proyecto acorde con los intereses del pueblo, visionario y realista, señaló la importancia de recuperar lo mejor de nuestra experiencia histórica (Morelos, Juárez, Cárdenas); aprovechar la globalización en lugar de padecerla; utilizar los recursos energéticos para la industrialización; reactivar la economía a través del sector de la construcción; fortalecer el sistema de seguridad social; aplicar en todo el país la pensión para personas de la tercera edad; rescatar el campo; hacer cumplir los acuerdos de San Andrés, reconociendo el derecho de la autonomía indígena; atender el problema de la inseguridad pública desde su origen y destinar más recursos a la cultura, entre otros.

En su discurso, que duró unos 50 minutos y fue interrumpido por la multitud en 11 ocasiones por aplausos y consignas como "¡No estás solo!", "¡Obrador, Obrador!" y "¡No al desafuero!", el gobernante reconoció que su futuro es incierto y, por ello, dijo que además de luchar contra su desafuero es imprescindible pensar hacia adelante. "Sea quien sea el candidato a la Presidencia para 2006, debemos tener un proyecto para transformar México", expresó.

A continuación, el discurso completo del gobernante capitalino:

Amigas y amigos, ofrezco por anticipado una disculpa porque voy a hablar y me voy a tomar un tiempo.

Veo que hay mucha rebeldía acumulada contra el desafuero, pero es también imprescindible, fundamental, ir pensando hacia adelante, hacia el proyecto alternativo de nación. Sea quien sea el candidato a la Presidencia de la República en 2006, nosotros tenemos que ganar un proyecto para transformar a México.

Agradezco la presencia de todos ustedes, hombres y mujeres de buena voluntad, que defienden la libertad, la justicia y la democracia; agradezco el apoyo sincero y fraterno de la organización política a la que pertenezco, el Partido de la Revolución Democrática; agradezco a los gobernadores, mis compañeros, a todos ustedes, hombres y mujeres que han venido a esta plaza de todo el país para demostrar su apoyo.

Desde finales del año pasado el gobierno que represento está sometido a fuertes ataques y presiones. Primero fue el asunto del Paraje San Juan; más adelante, el primero de marzo, se desató el escándalo de los videos, pero no conformes, en mayo fabricaron el caso de El Encino, mediante el cual me quieren desaforar, inhabilitar políticamente y meterme a la cárcel por haber intentado abrir una calle de acceso a un hospital y haber violado supuestamente el acto de suspensión provisional de un amparo.

Quienes me acusan tratan de justificar un acto injusto, autoritario, recurriendo a un discurso de aparente devoción por el estado de derecho. La estrategia que han seguido es cínica, torpe e irresponsable.

En el caso de los videos, los personajes más corruptos del país, que se confabularon para dañarnos, se erigieron en paladines de la honestidad y quisieron ponernos contra la pared. Ahora, los más tenaces violadores de la ley nos quieren poner en el banquillo de los acusados y han emprendido toda una campaña para hacer creer que nosotros somos quienes no respetamos el estado de derecho.

Ante ustedes, categóricamente, de manera sincera, sostengo que no he violado ninguna ley y que soy inocente. Como hombre de principios tengo por norma hablar con la verdad y conducirme con rectitud y decoro. En términos estrictamente jurídicos, el proceso en mi contra está plagado de irregularidades y es insostenible. No quiero extenderme demasiado: sólo les diré que desde 2001 quedó suspendida la construcción de la calle que cruzaba el predio El Encino.

Tan es así que la semana próxima inauguraremos un acceso alternativo al hospital, cuyo trazo rodea por completo el terreno en cuestión. De modo que preguntamos: ¿Dónde está el abuso de autoridad? ¿Dónde están el dolo y la mala fe?

Además, en más de dos años la Procuraduría General de la República (PGR) no llevó a cabo ninguna indagatoria o prueba pericial. Hemos demostrado que el supuesto dueño de El Encino mintió al presentar la escritura de 86 mil metros cuadrados, cuando en realidad sólo posee 83 mil, y es muy probable que la porción en litigio ni siquiera sea de su propiedad.

Quiero decirles también que no hay ningún escrito o informe que demuestre que el jefe de Gobierno haya desobedecido las órdenes judiciales. En todo este asunto se actuó con apego a derecho y los servidores públicos de las áreas correspondientes fueron los encargados directos de informar al juez y de cumplir con las actuaciones derivadas de la suspensión definitiva.

Sin embargo, la PGR consideró que el único responsable de un delito que nunca se cometió es el jefe de Gobierno. Sólo por ser el superior jerárquico. Por último, en todos los casos similares al mío, sobre supuestas violaciones a la suspensión de un amparo, en todos, en absolutamente todos, la PGR ha determinado el no ejercicio de la acción penal, argumentando que no existe en la ley una sanción exactamente aplicable y, de acuerdo con un principio general de derecho, no puede haber delito sin pena.

Pero en mi caso, casualmente y, desde luego, de manera intencional, se esperaron para inventar el delito y acomodar la pena correspondiente. Es claro, pues, que el abuso de autoridad, el dolo y la mala fe están de parte de quienes nos están acusando. Nosotros no somos responsables.

***

De modo que no se trata de un asunto jurídico. Hablando en plata, vuelvo a señalar que todo ha sido fabricado para quitarme mis derechos políticos, con miras a las elecciones de 2006 y atajar el proyecto alternativo de nación que estamos impulsando ante el rotundo fracaso del modelo neoliberal y del mal llamado "gobierno del cambio".

Este es el fondo del asunto: se les está cayendo su teatrito, su numerito, y están desesperados porque cada día que pasa más gente se da cuenta de que la política económica imperante sólo ha servido para beneficiar a unos cuantos, sin interés alguno en el destino de país y en el bienestar del pueblo.

México sigue siendo un país de profundas desigualdades sociales. La política económica ha agudizado las diferencias entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco. Los saldos de la política neoliberal están a la vista. Desde 1983 la economía ha crecido menos que la población y la deuda pública pasó de 80 mil millones de dólares a 273 mil millones de dólares; es decir, se triplicó.

Hoy son menos los bienes y servicios para cada mexicano de los que poseíamos hace 20 años. El salario mínimo en términos reales es menor al de 1980 y ya se vendieron la mayoría de los activos del patrimonio nacional, lo cual no se tradujo en menor deuda pública y en mayor crecimiento económico, ni mucho menos en mejores condiciones de vida para la inmensa mayoría de los mexicanos.

En las ciudades prevalece el desempleo, la frustración y la inseguridad; en el medio rural las actividades productivas están en bancarrota y crece cada vez más el número de pueblos abandonados a consecuencia de verdaderos éxodos de mexicanos que buscan empleo más allá de la frontera, arriesgándolo todo por conseguir algo que mitigue su hambre y su pobreza. A esas calamidades hay que agregar que permanecen la corrupción y el influyentismo, y aún se hacen jugosos negocios privados al amparo del poder público.

Una prueba de que sigue imperando la impunidad es que ninguno de los involucrados en el caso del Fobaproa, el saqueo más grande del cual se tenga memoria en México, ha pisado la cárcel o ha devuelto lo robado. A los delincuentes de cuello blanco se les protege con leyes antiguas, hechas para esquivar la justicia y burlarse de la sociedad.

Otro mal que aqueja a la nación es el influyentismo: senadores, diputados y otros servidores públicos hacen gestiones, trámites y litigan sin escrúpulos contra el interés general. Para algunos, los cargos de representación popular son meras franquicias para el tráfico de influencias, el conflicto de intereses, y ni siquiera está tipificado como delito en nuestros códigos penales. Precisamente quienes han sido los responsables de tantas desgracias del pueblo son los que ahora pretenden hacer valer, hipócritamente, el estado de derecho; en realidad lo que quieren es seguir manteniendo "el estado de chueco", el mismo régimen antipopular y entreguista, de corrupción y privilegios.

***

Amigas, amigos, compañeros ciudadanos todos: como parte de esta Jornada por la defensa de la legalidad y la democracia, les propongo que no sólo defendamos intereses políticos o los de cualquier otro ciudadano, sino que empecemos a debatir abierta y francamente los puntos esenciales que deberá contener el nuevo proyecto alternativo de nación.

De modo que más allá de quién sea el candidato de mi partido a la Presidencia de la República en 2006, lo más importante, lo subrayo, es luchar por un cambio verdadero que nos permita alcanzar una sociedad mejor, con menos desigualdad social y más justicia y dignidad. Creo que un proyecto alternativo de nación, acorde con los intereses del pueblo, visionario y realista, debe contener cuando menos los siguientes 20 postulados básicos que pongo a consideración de ustedes. ¿Me van a esperar, me van a escuchar, verdad?

1. Recuperar lo mejor de la historia

Tenemos que recuperar lo mejor de la historia de México. Allí está el temple de los mexicanos, el programa popular y los ejemplos de quienes han sido los mejores dirigentes y gobernantes. ¿Acaso no es sencillo y suficientemente claro el postulado de José María Morelos de que debe moderarse la indigencia y la opulencia y elevarse el salario del peón? ¿O su propuesta de que todo aquel que se queje con justicia, tenga un tribunal que lo escuche y lo defienda contra el arbitrario?

Del presidente Benito Juárez debemos rescatar no sólo su oposición al santanismo, al conservadurismo y a la monarquía. Juárez siempre postuló, y su conducta así lo verifica, que sin honestidad administrativa no es viable una República liberal y democrática.

Del general Lázaro Cárdenas debemos emular su patriotismo y sobre todo su visión de estadista. Hay que decir que en la actualidad, de cada tres pesos de las finanzas públicas uno proviene del petróleo. Han pasado casi siete décadas de la expropiación, y en buena medida el país se ha desarrollado por el dominio que ejerce la nación sobre el petróleo, en el que siempre estribará en mucho la posibilidad de nuestro desarrollo futuro.

No podemos dejar de lado el significado profundo de la Revolución Mexicana, las causas que la originaron, las hazañas del pueblo, la noble voluntad democrática de Madero, el arrojo de Villa, la lealtad de Zapata con los campesinos.

En nuestra historia reciente hemos de recuperar la fuerza de los movimientos sociales, sindicales y estudiantiles, así como la lucha por la democracia, los derechos humanos y la justicia en favor de las comunidades indígenas.

Por eso, a diferencia de quienes gobiernan, guiados únicamente por modelos o recetas dictados desde afuera, nosotros debemos transformar la realidad del México contemporáneo recogiendo lo mejor de nuestra experiencia histórica, adaptándola a las circunstancias que prevalecen en el país y en el mundo.

2. El nuevo proyecto de nación

Un nuevo proyecto de nación debe proponer una alternativa capaz de aprovechar la globalización y no sólo padecerla; una esperanza de atender los fundamentos del pueblo, de la economía mundial, pero ejerciendo nuestra libertad para aportar los puntos de vista y la política que más convenga al interés nacional.

La propuesta es transitar por un camino propio, con un modelo de desarrollo que concilie el crecimiento con el bienestar; es importante sacar al país del estancamiento económico, pero el crecimiento debe acompañarse de una distribución equitativa de beneficios. No basta crecer, el desarrollo tiene que llegar a las mayorías. En esencia queremos el progreso, pero con justicia, porque progreso sin justicia es retroceso. Queremos la modernidad, pero forjada desde abajo y para todos.

3. Potenciar el sector energético

Debemos utilizar, respetando el medio ambiente, los recursos energéticos -el petróleo, la energía eléctrica- para industrializar el país y crear empleos. Así como China finca su expansión económica en la mano de obra, laboriosa y barata, con un creciente mercado interno, nosotros debemos basar nuestro desarrollo futuro en fortalecer y potenciar el sector energético.

Durante mucho tiempo la política energética ha sido manejada en forma irresponsable y con sorprendente falta de visión y de sentido común; lo único que ha importado es vender petróleo crudo al extranjero, haciendo a un lado su transformación, dejando en el abandono las plantas petroquímicas y las refinerías.

Todo esto nos ha llevado a una gravísima situación de dependencia, ya que estamos comprando en el exterior la cuarta parte del gas que necesitamos y 10 por ciento de la gasolina que consumimos. Por si fuera poco, esta paradoja: en México la gasolina, la electricidad y el gas cuestan más que en Estados Unidos.

Debe quedar claro: en lo que corresponde a la política energética, no permitiremos la privatización de la industria eléctrica ni del petróleo, recursos que no son del Estado ni del gobierno, sino de la nación, de todos los mexicanos.

4. Vías para reactivar la economía

Hay que reactivar de inmediato la economía para generar empleos y la forma más rápida de hacerlo es impulsando la industria de la construcción que, además, produce un efecto multiplicador: se reactiva la economía, se realizan las obras prioritarias que necesita el país y se generan muchos empleos.

También debemos regresar a la política de fomento, que ha sido prácticamente eliminada por el neoliberalismo. Es indispensable apoyar la industria y evitar que sigan emigrando las empresas maquiladoras; es importante fomentar el turismo, la pesca y fortalecer la economía popular.

5. Al rescate del campo

El proyecto nacional de crecimiento con equidad no sería viable sin rescatar del abandono al campo y a sus pobladores, además de que es preciso desechar la concepción tecnocrática, con la cual el campo no tiene futuro y sus pobladores deben aceptar resignadamente las condiciones impuestas por el mercado.

Algo así como la libertad del zorro en el gallinero; por el abandono al campo, millones de mexicanos se han visto obligados a dejar sus comunidades de origen. Durante los primeros tres años del actual gobierno federal, el flujo de migrantes mexicanos a Estados Unidos aumentó a un nivel histórico de 410 mil personas por año; en los últimos tiempos, México se ha convertido en el país que más mano de obra expulsa y esto no se puede aceptar.

Toda esta migración se da a pesar de que existen recursos naturales en abundancia, de un profundo amor por la tierra y una vocación productiva como en pocos países; pero quienes dirigen la política vigente no piensan ni miran hacia el campo.

Por el contrario, cada vez se escucha más en las esferas gubernamentales la conveniencia de aceptar que la gente se vaya a Estados Unidos. Llegan a plantear que el gobierno debe llevar a cabo un programa de capacitación para jardineros, enfermeros y especialistas en atender adultos mayores, porque según los neoliberales, en Estados Unidos cada vez habrá más demanda de este tipo de trabajadores debido al envejecimiento de su población.

Aceptar esa propuesta sería tanto como rendirnos o renunciar a nuestra capacidad de desarrollo soberano.

6. Pagar la deuda con los indígenas

Hay que pagar la deuda que la nación tiene con las comunidades indígenas, donde viven los mexicanos más pobres, más excluidos, más discriminados y más marginados del bienestar y de los beneficios del desarrollo. Se tienen que cumplir los acuerdos de San Andrés Larráinzar.

Es necesario eliminar los prejuicios que han prevalecido acerca de que reconocer el derecho a la autonomía a los pueblos indígenas entraña un peligro para la soberanía y la unidad nacional. La autonomía de esos pueblos no implica segregación ni reservación o separatismo; es sencillamente respetar sus formas de organización en el marco del Estado.

7. Medidas en favor de la justicia social

El país no es viable si persiste la desigualdad social: sin justicia no hay garantía de seguridad ni de tranquilidad ni de paz social. Es preciso elevar a rango de ley, como se hizo en el Distrito Federal, el derecho a la pensión alimentaria para todos los adultos mayores. Deben darse becas a todos los discapacitados pobres. Hay que hacer efectivo el derecho constitucional de los mexicanos a la atención médica y a los medicamentos gratuitos. Hay que dejar a un lado la simulación y la hipocresía. Al Estado le corresponde evitar la desigualdad social. No es posible seguir desplazando la justicia social de la agenda del gobierno. No se vale defender la facultad del Estado para rescatar instituciones financieras en quiebra y considerar una carga la promoción del bienestar de las mayorías.

8. La reforma laboral que se necesita

Hace falta fortalecer el sistema de seguridad social respetando las relaciones que establece el contrato colectivo de trabajo, con criterios de equidad y en común acuerdo con los sindicatos y con los representantes empresariales.

La reforma que se necesita debe cumplir cuando menos con los siguientes criterios: el monto de la pensión debe garantizar un retiro digno, y deben revisarse las pensiones de privilegio, empezando por eliminar las millonarias que cobran los ex presidentes de México.

Deben definirse formalmente las aportaciones de trabajadores, de empresarios y del propio gobierno, y llegar a un acuerdo sobre la edad de jubilación sin afectar los derechos adquiridos. Es necesario aplicar en el IMSS y en el ISSSTE un programa de austeridad y de combate a la corrupción, sobre todo en lo relacionado con la compra de medicamentos y otros insumos médicos.

Es preciso analizar el funcionamiento y el costo de administración de las Afore, que actualmente se quedan con 20 por ciento de las aportaciones de los trabajadores. Debe evitarse la especulación financiera y garantizar, ante cualquier circunstancia, el futuro de los fondos de jubilación. Debe ser prioritario mejorar sustancialmente la calidad de los servicios médicos y el abasto de medicamentos, tanto en las clínicas del IMSS como en las del ISSSTE.

9. Las claves de la educación pública

El Estado debe cumplir con la responsabilidad de garantizar la educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles escolares. Los programas deben fomentar la identidad nacional, la conciencia ciudadana, el espíritu creador y el conocimiento de los avances tecnológicos.

Es preciso aclarar que no estamos contra la educación privada; estamos contra la descalificación y el abandono de la educación pública. El mercado puede atender a quienes tienen para pagar la escuela, pero el Estado está obligado a garantizar el derecho de todos a la educación. No queremos que se convierta en un privilegio.

10. Inversión en la cultura

La cultura de México ha sobrevivido a todas las desgracias de su historia. Es nuestra fuerza y es nuestra principal señal de identidad. Por todo esto, no puede ser concebida como una cuestión secundaria, y los recursos que se destinen a ella no constituyen un gasto, sino una inversión necesaria para el bienestar nacional.

La historia confirma que la aportación de los creadores, de los intelectuales y de los artistas ha impulsado el avance de las grandes causas nacionales, la participación colectiva y la democracia. Además, el arraigo de la cultura en la conciencia popular y en la vida cotidiana es un antídoto eficaz para enfrentar la descomposición social, la corrupción y la violencia.

11. No al autoritarismo

Hemos de acreditar que la gobernabilidad es posible sin autoritarismo y con apego a las garantías individuales y sociales. Como decía el presidente Juárez: nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho.

12. Los espacios del Ejército

De acuerdo con la Constitución, las fuerzas armadas tienen como objetivo fundamental salvaguardar la seguridad del territorio y la preservación de la soberanía. Asimismo es necesario que una institución con la experiencia y la disciplina del Ejército siga participando en el combate al narcotráfico. Su prestigio se acrecienta también en tareas de auxilio a la población en casos de desastres naturales y de otras contingencias.

Sin embargo, el Ejército no debe intervenir para resolver conflictos de origen social. Surgido de las luchas populares, el Ejército no debe utilizarse para asumir funciones que competen al gobierno civil o para cubrir las incapacidades políticas de los gobernantes.

¡Nunca más una masacre ante demandas de bienestar, de libertad y de justicia!

13. El combate a la delincuencia

La inseguridad que padecemos afecta a todos los sectores; debemos tener claro que sin atender esta demanda, resultará ociosa cualquier nueva propuesta de nación. El combate a la delincuencia es mucho más que un asunto de policías y de ladrones: para nosotros, la más eficaz y probablemente la menos cara pasa por combatir el desempleo, la pobreza, la desintegración familiar, la pérdida de valores y la ausencia de alternativas.

Claro está que también enfrentar la delincuencia exige el combate a la corrupción, un trabajo coordinado en todos los niveles de gobierno, profesionalismo, reconocimiento a los buenos servidores públicos y mucha firmeza y perseverancia. Si hay voluntad, el combate al crimen organizado es más un problema de inteligencia que de fuerza.

14. Política exterior apegada a principios

La política exterior debe ser la extensión de la política interna. Dicho de otra manera, la mejor política exterior es la interior. Si las cosas funcionan en el país, si hay desarrollo y estabilidad política, con democracia seremos respetados y respetables en todas partes.

La experiencia histórica enseña que si nos encuentran débiles y divididos somos más vulnerables, y siempre surgirá la tentación de absorbernos y de subordinarnos. Es conveniente optar por una política exterior mesurada, sin acudir a actitudes protagónicas.

El respeto al principio de no intervención también nos obliga a la prudencia, ya que la extravagancia no conduce a nada bueno. Es preferible la seriedad, el apego a principios y la moderación.

15. Relación de respeto con EU

La relación con el gobierno de Estados Unidos debe ser de mutuo respeto y de colaboración. El principal tema de la agenda es la migración. Es vital la cooperación entre ambos gobiernos para buscar soluciones de fondo y atender el fenómeno migratorio, afrontando los problemas del campo y propiciando el desarrollo económico y social en nuestro país.

Hay que evitar en todo momento y ante cualquier circunstancia la violación de los derechos humanos y laborales de mexicanos que por necesidad cruzan la frontera para trabajar en Estados Unidos. Un gobierno soberano no puede suscribir un tratado que permita que se disparen balas de goma contra su pueblo.

16. Política de austeridad a todo nivel

En todos los niveles debe aplicarse una política de austeridad que reduzca, en beneficio de la sociedad, el altísimo costo del gobierno; en ninguna circunstancia, pero menos en situaciones de estancamiento económico, de desempleo, de empobrecimiento, los servidores públicos pueden disponer del presupuesto para obtener altos salarios, prestaciones, beneficios y comodidades. Por el contrario, esos recursos deben canalizarse para la atención de las necesidades más apremiantes de la gente. La austeridad no sólo es un asunto administrativo, sino de principios; la austeridad significa mayor eficiencia, pero también justicia. No debe haber un gobierno rico con un pueblo pobre.

17. Lucha contra la corrupción

La honestidad es el otro gran eje de un cambio verdadero, en el que se funda la autoridad para exigir a los demás el cumplimiento de sus deberes. La honestidad permite hacer más con menos y despierta la colaboración y la confianza social.

La corrupción es lo que más ha dañado al país, ha dado al traste con todo, ha sido la causa principal de la desigualdad social y económica. El combate a la corrupción es un imperativo moral, pero también un instrumento para liberar y aprovechar una fuente abundante de recursos para el desarrollo.

18. Cancelar privilegios fiscales

Es fundamental cancelar los privilegios fiscales en beneficio de unos cuantos y combatir la evasión en el pago de impuestos. Nunca más deberán repetirse casos como el de la venta de Banamex al Citigroup.

Recordemos que mediante una maniobra al más alto nivel, la venta de Banamex, por 125 mil millones de pesos, quedó totalmente libre de impuestos; es decir, al erario dejaron de llegar alrededor de 30 mil millones de pesos.

19. Transparentar el caso Fobaproa

Es indispensable crear una comisión de la verdad para transparentar todo lo relacionado con el Fobaproa. Conviene recordar que la deuda por el rescate bancario asciende a 800 mil millones de pesos.

Desde 1988 a la fecha se han destinado más de 200 mil millones del presupuesto público tan sólo para pagar una parte de intereses. Todo ello limita la inversión en obras públicas, en vivienda, en educación y en salud. Por eso, en vez de insistir en una reforma fiscal para lograr IVA en alimentos y medicamentos, deben analizarse otras opciones.

Una de ellas es precisamente alcanzar un acuerdo con los banqueros para reducir el costo financiero de la deuda del Fobaproa; una renegociación de este tipo no es un acto ajeno a la historia de México, se ha hecho en otras épocas y en otros países a fin de asegurar la viabilidad de las finanzas públicas.

20. Un nuevo pacto social

Mucho ayuda tener un proyecto claro de nación, pero es indispensable alcanzar los acuerdos fundamentales que permitan llevarlo a la práctica. De ahí la necesidad de convencer y persuadir a los sectores de buena voluntad para emprender juntos los cambios que demanda el país.

Ya sabemos que se puede contar con la gente, pero eso, aunque es esencial, no lo es todo; hace falta también tomar en cuenta a los representantes de los sectores sociales, civiles, religiosos y políticos. Dicho de otro modo, se puede transformar la realidad con el empuje solo de la sociedad, pero se avanzaría más si se pacta ese compromiso con los diversos actores de la vida pública.

El nuevo pacto social, además de buscar el crecimiento económico con bienestar, debe proponer como objetivo desterrar el influyentismo, la corrupción y la impunidad; de lo contrario, México no saldrá adelante, por lo que hay que definir reglas claras de convivencia.

Por ejemplo, todo aquel que quiera invertir en actividades económicas y genere empleos habrá de contar con el apoyo y la protección del gobierno. No son adversarios quienes con esfuerzo y trabajo, y de conformidad con la ley, crean riquezas y generan empleos, sino aquellos que amasan grandes fortunas de la noche a la mañana en la ilegalidad o a la sombra del presupuesto público.

Estamos en favor de una iniciativa privada con cultura productiva, con responsabilidad cívica y dimensión social. Creemos en los empresarios que trabajan y apuestan por México. En suma, es necesario convocar a un pacto que permita construir soluciones a los grandes problemas nacionales. Creo que con la participación activa de la gente y de representantes de todos los sectores, económico, social y político, podemos pasar de la alternancia a la transformación profunda que necesita nuestro país, que necesita México, que necesita nuestra patria.

***

Amigas y amigos: este es el esquema general que les propongo. Desde luego, no pretendo poseer el monopolio de la verdad, así que llamemos a todos los que tengan algo que aportar para definir conjuntamente, lo más pronto posible, el proyecto alternativo de nación.

Insisto en que es importante evitar el desafuero porque es un agravio a la libertad y a la democracia, pero ante cualquier circunstancia lo imprescindible es contar con un proyecto alternativo de nación, que aglutine a los más amplios sectores de la sociedad para lograr un cambio verdadero.

Amigas y amigos: les agradezco de todo corazón su apoyo sincero y fraterno, me gustaría saludarlos de mano uno a uno; agradezco el respaldo de mi partido, de sus dirigentes, de sus gobernantes; agradezco el apoyo de todos ustedes. Les ofrezco a cambio mi compromiso de no claudicar: ni nos vamos a dejar ni nos vamos a rajar.

No sé qué me depare el destino, pero en cualquier circunstancia voy a seguir luchando. Tengo ideales y principios que es lo que estimo más importante en mi vida, pero esto no significa, que se entienda bien, intransigencia. La política es el equilibrio entre la negociación y la dignidad, entre la eficacia y los principios.

Por eso debemos estar abiertos al diálogo y al acuerdo: sumar, convencer, persuadir a hombres y mujeres de buena voluntad para, juntos, transformar el país, lograr una sociedad más justa, más libre, más democrática, más digna para todos; un México donde se pueda dar oportunidad a todos, que no siga creciendo la desigualdad social, donde unos lo tienen todo y la mayoría carece de lo indispensable.

Tenemos que buscar esos acuerdos. Abrirlos no sólo es un asunto de militantes de PRD, es un asunto de la mayoría del pueblo de México. Tenemos que hacer alianzas y buscar la unidad con todos, pero también hay que tener muy claro: pactar no significa que vayamos a mantener el antiguo régimen y la misma política tradicional, ésa donde todos los intereses cuentan menos el interés del pueblo.

No tiene caso pactar para eso, no tiene caso llegar a un acuerdo para no avanzar en la transformación del país.

Nadie, nadie está pensando en pactar para transar. Estamos pensando en que vamos a pactar para transformar. Vamos a seguir adelante, compañeras y compañeros; no van a poder con nosotros, porque tenemos la razón, nos asiste la justicia y el derecho. Vamos a estar atentos, y estoy seguro que los dirigentes de mi partido van a dar con mucha claridad los lineamientos para la defensa, para que no se cometa una injusticia.

Pero vamos también pensando hacia adelante, en la construcción de soluciones, en tener un proyecto para invitar a todos los mexicanos y lograr un cambio verdadero, porque lo que hubo fue gatopardismo: aparentemente las cosas cambiaron para seguir igual.

Es realmente lamentable que quienes llegaron enarbolando la bandera del cambio estén ahora aliados a lo peor que hay en este país en términos de actividad política y de intereses económicos.

Da hasta vergüenza que estén haciendo lo mismo que se hacía antes en este país y que nadie está aceptando. Quiero terminar diciéndoles que nadie, y que se escuche bien y que se escuche lejos, nadie nos va a quitar el derecho a la esperanza. México y su pueblo merecen un mejor destino.

Muchas gracias amigas y amigos.

--------------------------------------------------------------------------------

El actual gobierno federal se asemeja a los regímenes autoritarios, advierte

Critica Godoy ''obsesiones enfermizas'' de Fox en contra de López Obrador

ANGEL BOLAÑOS SANCHEZ

En la defensa de la democracia y la legalidad el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se manifestará en cualquier plaza del país tantas veces como se requiera, ejerciendo pacíficamente sus derechos constitucionales, señaló el dirigente nacional del sol azteca, Leonel Godoy Rangel, en su discurso durante el acto contra el desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, con el que concluyó la campaña de 100 días de acciones en defensa de la legalidad y la democracia, que se inició el pasado 5 de julio con la toma simbólica de las delegaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) en todo el país.

Godoy aseguró que el PRD es hoy un partido más organizado y con más experiencia, tras afrontar muchas adversidades y defender un proyecto de nación alternativa que demandan muchos mexicanos.

''El actual gobierno del presidente (Vicente) Fox tiene en común con los regímenes autoritarios su inspiración facciosa, su voluntad para atropellar a sus adversarios políticos a cualquier costo y sus obsesiones enfermizas contra quienes representan un proyecto alternativo de nación'', afirmó.

Godoy Rangel, quien tuvo que recortar el discurso que preparó -de nueve cuartillas- debido a la rechifla de la gente, que le pedía incluso con señas concluir su participación para dar paso al mensaje del jefe de Gobierno, advirtió que se pretende desaforar a López Obrador por construir el camino hacia un hospital, mientras que por el otro lado se solapa al gobernador de Morelos (Sergio Estrada Cajigal), acusado de tener nexos con narcotraficantes y secuestradores, y al de Jalisco (Francisco Ramírez Acuña), quien de manera caciquil y fascista rechazó una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por torturas y malos tratos de su gobierno contra manifestantes altermundistas.

Antes, el presidente del PRD-DF, Agustín Guerrero, advirtió que en el juicio de desafuero en contra de López Obrador lo que está en juego no es un asunto menor; se trata, dijo, de que en el país ''se consoliden las acciones democráticas o se desate todo lo construido hasta ahora''.

Estamos aquí -señaló- para ''defender nuestro legítimo derecho a construir una patria justa y democrática y demostrarle nuestro apoyo a López Obrador''.

Finalmente advirtió: ''De ninguna manera vamos a permitir que se realice esta canallada. No al desafuero''.

--------------------------------------------------------------------------------

Con un plan de 20 puntos, López Obrador lanzó su programa de gobierno para 2006

El Zócalo se llenó tres veces en la mayor manifestación política de la historia

Un río humano de chilangos y provincianos inundó Reforma y desbordó la Plaza de la Constitución

JAIME AVILES

Para decirlo pronto, la de ayer fue la más grande manifestación política de todos los tiempos: la gente llenó tres veces el Zócalo a su máxima capacidad y como un río fuera de madre inundó los seis carriles del Paseo de la Reforma (los de ida y los de vuelta), los andadores de baldosas coloradas, las angostas laterales y las calles paralelas. ¡Y eso que no la convocó la televisión!

Rodeado por una apoteosis ambulante que lo acompañó de principio a fin, Andrés Manuel López Obrador caminó a lo largo de todo el recorrido, desde el edificio del Seguro Social, y ya en la Plaza de la Constitución, donde escaseaba el oxígeno para respirar de tantísimos pulmones que lo absorbían, lanzó su programa de gobierno para el sexenio 2006-2012, con un plan de 20 puntos que convoca a la transformación del país.

Aunque la marcha estaba citada a las 10 de la mañana, los primeros contingentes -una masa de 12 mil tabasqueños- llegaron a Chapultepec antes de las 7. Tres horas después, todavía inerte, la columna abarcaba desde el cruce de Insurgentes y Reforma hasta el Museo de Antropología, algo jamás visto, y a las 10:30, en punto, cuando arrancó la procesión, otra multitud colmaba el Zócalo en espera de los desfilantes.

Los habitantes de la ciudad de México salieron por su propia cuenta y por cada perredista organizado, procedente de cualquiera de los estados del país o de cualquier delegación capitalina, había tres ciudadanos sin partido, mayoritariamente chilangos. Cohetones, infinidad de pancartas y consignas de la más variada invención, daban cuenta de la rabia de un pueblo ofendido, harto de la torpeza y las mentiras, los ataques arteros, las calumnias sistemáticas y las amenazas irresponsables del Presidente de la República, obstinado en destruir el sistema electoral del país.

Por eso tantos versos espontáneos se cebaban en él, como ése que desde temprano vibraba en el fondo de miles de gargantas: ''¡Fox, Martita, al rancho pero ahorita!'' No había lugar a dudas en las múltiples cartulinas que advertían: ''Si hay desafuero habrá guerra; no nos vamos a dejar ni nos vamos a rajar''. Y eran incontables las playeras que reiteraban: ''Guerra quieren, guerra tendrán''.

Un hombre, por ejemplo, ostentaba este conceptuoso mensaje: ''Millones de capitalinos elegimos a López Obrador. ¿Con qué derecho ustedes, pelmazos, Fox y Macedo, quieren desaforarlo?'' Más allá, una manta panorámica evocaba a Pedro Infante y ascendía al político tabasqueño a la categoría de ídolo popular: ''Peje el Toro es inocente''.

Frente a la Alameda, otra enorme pancarta hacía esta suma condenatoria: ''Presidencia + Gobernación + Madrazo + diputados + PGR = delincuencia organizada''. Y por todas partes una camiseta repetía como vacuna contra futuras campañas de desprestigio: ''Digan lo que digan, yo estoy con López Obrador''.

Recargado en el pedestal de una pequeña escultura titulada Flor de fango, ante el Hemiciclo a Juárez, un muchacho, no pobre sino misérrimo, sintetizaba el espíritu tragicómico de la cultura nacional con esta gozosa sentencia: ''Yo, con López Obrador aunque me lleve la chingada''. Y otros grupos avanzaban coreando: ''Por inepto y delincuente, desafuero al Presidente''.

¿Dónde está Cuauhtémoc?

Eran las 10:30 de la mañana cuando la multitud empezó a caminar sin esperar la instrucción de nadie. Frente a los leones de Chapultepec, los grupos de hombres y mujeres sin partido, organizados en el Comité Ciudadano Coyoacanense, Proyecto Esperanza, No al Desafuero, Frente Amplio Democrático y Plan de los Tres Puntos, acompañados por representantes del foro oaxaqueño País de la Esperanza, que cuenta con 4 mil afiliados en aquella entidad, comprendieron que por colocarse al margen del Paseo de la Reforma no iban a incrustarse nunca en la columna. Así que, haciendo fila india, se deslizaron entre el gentío y hallaron acomodo atrás de los caballos y los tractores de El Barzón.

Pero el contingente más feliz, sin duda, era el de los 12 mil tabasqueños que, a bordo de 300 autobuses -300, leyó usted bien, 70 de ellos procedentes del municipio de Macuspana, tierra natal de López Obrador-, llegaron a la ciudad antes del amanecer. Y cuentan que a lo largo de la carretera, en cada caseta de peaje, el gobierno federal les abría un solo carril de modo que se tardaran 45 minutos en cumplir con el trámite, para encontrarse con el mismo trato en la siguiente caseta.

''A nosotros no nos pagaron por venir, ni nos dieron comida, ni siquiera agua. Todo el alimento lo trajimos nosotros de nuestras casas. Cada uno trajo su pushcagua (itacate en maya) con tamales de chipilín, tortilla gruesa, pollo frito, chile amashito y chicharrón, y su termo de pozol de chocolate'', contó una señora de Villahermosa, mientras sus coterráneos bailaban al ritmo de un altavoz: ''Zazazá, yacuzá yacuzá; zazazá, yacuzá yacuzá'', aprovechando la letanía de La mesa que más aplauda, para saludar a todos los estados de la República en tono de carnaval.

Esa, demostrar que no eran acarreados, como a esa hora bramaban las cadenas de radio histéricas, era la preocupación colectiva. López Obrador y sus tres hijos se incorporaron a la marcha, cerca de los tabasqueños, y el peje de gobierno se colocó entre Leonel Godoy y Pablo Gómez, flanqueado por los gobernadores perredistas de Zacatecas, Michoacán y Baja California Sur, no así por el de Tlaxcala. Y detrás de él se desplegaron los miembros de su gabinete. En torno de todos estos personajes, la seguridad formó una valla de ocho filas por delante y ocho por detrás, y las banquetas se alborotaban a su paso con una mezcla de aplausos, porras, aullidos y recomendaciones, como la de un señor que le aconsejó: ''Peje, peje, no se apendeje''.

Más adelante, en el cruce de Insurgentes y Reforma, ante el pedestal vacío del último emperador azteca, no faltó quien preguntara: ''¿Dónde está Cuauhtémoc?'', en velada referencia al ingeniero Cárdenas.

Batallones cívicos

Y aquí está lo nunca visto. A la altura de la glorieta de Colón, Reforma era ya insuficiente. Numerosos caminantes se desviaron a la Ciudadela a través de viejas y anchas calles atiborradas de pared a pared, para llegar a la Alameda por Balderas o continuar paralelamente por Victoria. Reintegrados a la avenida principal, tuvieron que volver a desprenderse de la columna en Juárez y Eje Central, para continuar por 5 de Mayo y 16 de Septiembre.

A medida que estos batallones cívicos mantenían su avance a paso de torero por esas tres vías, quienes ya estaban en el Zócalo tuvieron que salirse por detrás de Catedral y Palacio Nacional, de manera que cuando López Obrador subió al templete, donde lo aguardaba Eugenia León, que amenizaría el acto, el Zócalo se había desbordado por segunda vez, mientras la cola de la marcha se frenaba ante el edificio de la saqueada Lotería Nacional y no volvería a moverse de allí hasta que los discursos, en la megapantalla que los consolaba, hubiesen terminado.

Pero entonces el tono festivo, aguerrido, rabioso de la manifestación, se convirtió en una reflexión colectiva, antecedida por el breve saludo de Agustín Guerrero, líder del PRD en el DF, y por la inacabable alocución de Leonel Godoy, a quien la gente le silbó sin piedad para que abreviara su discurso. Cuando López Obrador tomó la palabra, la gente esperaba sin duda una lluvia de fuego retórico, pero ocurrió lo contrario. Fue una lluvia de ideas.

Con suavidad, sin aspavientos, el gobernante capitalino preguntó a la tupida alfombra de cabezas y sombreros y paraguas que tapizaba el asfalto, si iba a escucharlo durante un largo rato, porque mucho tenía que decir, y tras un trepidante ''¡Síii!'', procedió a leer los 20 puntos de su plataforma de gobierno, en un gesto que marca de hecho el inicio de su campaña presidencial.

Propuso continuar la obra de Morelos, Juárez, Madero, Villa, Zapata y Lázaro Cárdenas, pero no cosechó ningún aplauso masivo hasta el punto 6, cuando dijo que era imprescindible reconocer los acuerdos de San Andrés. El entusiasmo reapareció en los puntos 7 -dar pensión alimentaria a todos los ancianos del país-, 8 -quitar la pensión a los ex presidentes de México-, 12 -que las fuerzas armadas nunca más repriman las demandas de justicia social-, 15 -que los migrantes dejen de ser atacados con balas de goma-, y el más sentido por la multitud, el 19, que propone reducir el pago del Fobaproa.

Todo ello para concluir con un llamado a forjar ''un nuevo pacto social que construya soluciones'' y trazar el rumbo al señalar que ''después de la alternancia democrática es la hora de transformar el país''. Mareada la gente con tantas palabras, el futuro candidato cruzó la plancha del Zócalo apretando miles de manos, entró en su palacio, subió a su despacho y saludó repetidas veces desde el balcón, mientras abajo le gritaban, como el 14 de marzo: ''¡pre-si-dente!, ¡pre-si-dente!'' Y el asfalto retumbaba en su centro al sonoro rugir de los cohetones.

Note:

http://www.jornada.unam.mx/005n3pol.php?origen=index.html&fly=1

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy