Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Brasile: La guerra del 1870 contro il Paraguay è ancora un tragico fantasma

quali sono gli interessi nazionali o le ragioni di Stato che giustificano, dopo 135 anni, il segreto sui documneti di archivio riguardanti la guerra che tra il 1865 e il 1870 dimezzo la popolazione paraguaiana?
2 febbraio 2005 - Mario Osava
Fonte: IPS

BRASIL-PARAGUAY:
Un trágico fantasma de 135 años

RIO DE JANEIRO, feb (IPS) - ¿Intereses nacionales o razones de Estado pueden justificar el secreto eterno de ciertos documentos? Esa fue la explicación hasta ahora en Brasil para mantener en reserva estricta los archivos relacionados con la Guerra del Paraguay, que entre 1865 y 1870 diezmó la población de ese país.

La polémica sobre esos documentos históricos ocultos para la ciudadanía apareció junto con la intensificación de los reclamos por la apertura de los archivos de la dictadura militar que imperó en Brasil de 1964 a 1985, para aclarar el destino de las personas desaparecida de modo forzoso, las torturas y otras arbitrariedades perpetradas en ese período.

En la prensa brasileña se publicaron justificaciones de fuentes gubernamentales no identificadas defendiendo el llamado "sigilo eterno” para documentos como algunos de la Guerra del Paraguay, por involucrar cuestiones fronterizas y actos de crueldad.

Esa guerra involucró también a Argentina y Uruguay en la llamada Triple Alianza contra los paraguayos, por motivos diversos entre los que primaban conflictos por fronteras, comerciales y económicos.

Al finalizar el conflicto bélico las dos terceras partes de los hombres adultos de Paraguay habían muerto y prácticamente sólo quedaban vivos niños, ancianos y mujeres. También perdió parte de su territorio original al momento de independizarse de España y quedó devastada la hasta ese momento más pujante economía de la región.

La información sobre tales documentos sorprendió algunos historiadores, especialmente a Francisco Doratioto, autor de "Maldita Guerra, nueva Historia de la Guerra del Paraguay”, libro elogiado por su consistencia y la amplia investigación documental.

"Mis investigaciones me llevan a creer que no existe un archivo secreto sobre el tema, pero no descarto la posibilidad de haber documentos aún inéditos, tanto en Itaramaraty (la cancillería brasileña) como en el Ejército”, no por deliberación, sino por falta de organización y clasificación, dijo el historiador a IPS.

El sigilo eterno no se justifica, sentenció. En algunos casos excepcionales, como de negociaciones internacional”, "el interés nacional puede exigir plazos dilatados”, pero con el tiempo el contexto histórico cambia y la necesidad desaparece, matizó.

No quedaron conflictos fronterizos entre Brasil y Paraguay, aseguró Doratioto.

Los dos países firmaron en 1872 un tratado fijando las fronteras y Brasil "no avanzó mas allá del territorio reclamado”, que ya ocupaba antes de la guerra y a que tenía derecho por el Tratado de Madrid de 1750, acordado entre España y Portugal, las potencias colonizadoras.

El historiador y profesor de la Universidad Católica de Brasilia asegura que Brasil mantuvo la ocupación militar de Paraguay hasta 1876 para "evitar que este país arrasado fuese incorporado por Argentina”.

En las condiciones "desiguales” de la negociación del acuerdo de 1872, no tendría sentido que gobernantes brasileños sobornaran los árbitros paraguayos en la definición de las fronteras, como alegó un funcionario para justificar el secreto de algunos documentos, observó.

Tampoco se justifica el sigilo para ocultar "crueldades” de militares brasileños, porque ya son conocidas y confirmadas y en este caso se trataría sólo de proteger la reputación de personalidades históricas y no intereses nacionales, argumentó.

En cambio, el historiador Luiz Alberto Moniz Bandeira afirma que "son cuentos”, no hay documentos secretos sobre la guerra.

Lo que sí puede haber son cartas del Duque de Caxias con duras críticas al Ejército, que se mantuvieron bajo reserva algún tiempo, pero ya están disponibles en el Archivo Nacional, señaló a IPS Moniz Bandeira, autor de "El expansionismo brasileño y la formación de los Estados de la Cuenca del Plata”.

Caxias, el Patrono del Ejército Brasileño, comandó las tropas en los últimos años de la Guerra del Paraguay, después de haber sido Ministro de la Guerra en dos períodos.

Dos diplomáticos que prefirieron no ser identificados afirmaron a IPS que los documentos mantenidos en secreto existen, pero son irrelevantes. Podrían "manchar reputaciones”, al revelar "sobornos, crueldades, pequeños negocios ilegales, pero nada que cambie la historia”, observó uno de ellos, que tuvo buen acceso a los archivos diplomáticos brasileños.

"Son documentos burocráticos que decepcionarán a los que esperan algo importante”, sostuvo el otro diplomático, que en el pasado sirvió en la representación brasileña en Asunción. Sólo no están disponibles al público porque aún no hay una definición legal sobre el tema.

Por eso tampoco se puede atender al pedido de la Academia Paraguaya de Historia, que pidió acceso a los archivos secretos brasileños, luego de tener informaciones sobre su posible existencia hace un mes.

Actualmente el Congreso legislativo de Brasil discute un proyecto para reglamentar la clasificación de los documentos oficiales, los plazos de secreto y su apertura pública. Pero la tendencia es limitar las reglas a los archivos de la reciente dictadura militar, que generan las mayores polémicas y presiones.

El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva creó una Comisión de Investigación y Análisis de Informaciones Sigilosas, para clasificar los documentos, lo que determinará el período de secreto.

Pero la Comisión se compone exclusivamente de miembros del gobierno, comprometiendo su legitimidad. Debería ser ampliada con historiadores y representantes de la sociedad civil, respetados por su seriedad y exención partidaria, opinó Doratioto.

El historiador sospecha que los documentos de la Guerra del Paraguay sólo fueron mencionados para "desviar la discusión de una política general de apertura de los archivos”.

En su opinión, no sólo instituciones del Estado deberían liberar sus archivos, con criterios y plazos aceptables por la sociedad, sino también las fuerzas políticas que se opusieron al régimen militar, como los partidos comunistas. (FIN/2005)

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy