Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Argentina: questa è l'ora di pagare

Il cambio dei buoni del debito argentino ha raggiunto l' 80 % di adsioni, più del previsto, ma l'indebitamento è così grande che pewserà sull'economia per molti ann ia venire
28 febbraio 2005 - Marcela Valente
Fonte: IPS

Ahora es la hora de pagar

BUENOS AIRES, 25 feb (IPS) - El canje de bonos de la deuda argentina en cese de pago cerró con una adhesión en torno a 80 por ciento o más, mejor que lo previsto. Pero el endeudamiento es tan grande que, aun con quitas y mayores plazos, la carga será muy pesada y por muchos años.

Los datos oficiales sobre el porcentaje de participación en el plan de reestructura de la deuda, cuyo plazo de aceptación finalizó este viernes, se conocerán la semana próxima, pero el presidente Néstor Kirchner adelantó que el resultado fue ”bueno” y destacó sobre todo que la negociación con los acreedores ”fue la mejor de la historia”.

El proceso había comenzado el 14 de enero y en la última información del gobierno al respecto, difundida el 19 de este mes, se señalaba que 43 por ciento del total de acreedores habían aceptado el cambio de títulos en cese de pagos o ”default”. No obstante, se estimaba que la mayor entrada de tenedores debonos se registraría en el último tramo de la operación.

En diálogo con IPS, el economista Manuel Sánchez Gómez, director de la consultora MVA Macroeconomía, dijo que las proyecciones de su firma indican que la aceptación final rondará 80 por ciento. En tanto, hay estudios que se inclinan por un porcentaje un poco menor y otros llegan a subir a 85 por ciento.

El experto precisó que los más entusiastas fueron los acreedores argentinos, tanto los minoristas como los institucionales, cuya participación fue de 94 por ciento. A su vez, los extranjeros más proclives al canje fueron los bancos y los fondos de inversión, y en menor medida los ahorristas alemanes, italianos y japoneses.

Portavoces del banco de inversión JP Morgan admitieron en declaraciones al diario argentinos La Nación que los resultados del canje ”van a sorprender gratamente, por una participación de los inversores institucionales mayor a la esperada”.

De esa manera, se espera que en el nivel de adhesión sea mucho más alto del 50 por ciento que fijó el ministro de Economía, Roberto Lavagna, como meta para dar por concluido el proceso de reestructuración de la deuda.

El funcionario había pautado ese piso de adhesión a modo de ejemplo en enero, días antes de la puesta en marcha de la operación financiera.

Pero Sánchez Gómez, al igual que otros consultores, sostiene que ”aun si se llegara a 85 por ciento sería insuficiente para dar por terminado el asunto”. Los antecedentes de otras deudas en cesación de pagos contaron con una participación de 90 por ciento, que es lo que exigirán los organismos multilaterales de crédito para aceptar de nuevo al país en ese círculo, alertó.

La propuesta argentina fue muy resistida en ámbitos financieros internacionales, porque plantea una quita de 50 por ciento del capital o el aplazamiento de pagos hasta 2046.

Los acreedores sostuvieron que la oferta del gobierno era inaceptable y tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como el Grupo de los Siete países más ricos presionaron para que Buenos Aires mejorara la oferta.

La deuda en default puesta en canje llega a 81.800 millones de dólares, un monto sin precedentes no sólo por su volumen sino también por la cantidad de países en que están desparramados los títulos, por la variedad de los mismos (178 tipos) y la cantidad de monedas involucradas (14).

El cese de pagos de esa parte de la deuda fue declarado a fines de diciembre de 2001, en pleno colapso económico, político y social del país por el efímero gobierno interino de Adolfo Rodríguez Saá.

Por entonces, los adeudos totales de Argentina sumaban 144.500 millones de dólares, pero en la actualidad esa cifra remontó a 181.000 millones.

Con la operación de canje concretada podría bajar ese monto total a 120.000 millones de dólares, lo cual aún equivale a 85 por ciento del producto interno bruto.

Esa carga mayor comenzará a sentirse este año, cuando se retomen los pagos. Un estudio de MVA Macroeconomía de este año indica que Argentina deberá cancelar unos 13.500 millones de dólares de obligaciones con los organismos multilaterales de crédito, por nuevos bonos, y deuda privada que está por fuera del canje.

En 2006, los compromisos ascienden a casi 15.000 millones y para 2007 bajan otra vez a 13.500 millones, al año siguiente los vencimientos suman 9.186 millones, en 2009 son de 11.300 millones y en 2010 de casi 9.000 millones de dólares.

A primera vista se podría concluir que el país está preparado para hacer frente al desafío. La economía comenzó a recuperarse a mediados de 2002 tras casi cuatro años de recesión. La actividad creció en 2003 en promedio 8,8 por ciento y el año pasado el resultado provisorio informado es de 8,7 por ciento.

Para este año, las proyecciones oficiales ubican el aumento del producto en 5,5 por ciento, muy moderado según los estudios privados que lo ponen por encima de 6,5 por ciento.

Sin embargo, Sánchez Gómez alertó que con un superávit primario de casi tres por ciento como el que alcanzó la administración Kirchner, y los activos financieros que tiene el Estado, aún faltan 4.000 millones de dólares para hacer frente a los vencimientos de este año.

”El gobierno va a tener que negociar un acuerdo con el FMI para pagar sólo intereses y refinanciar el resto de la deuda. No hay otra forma de afrontar los compromisos”, aseguró.

El economista consideró que el FMI va a acceder a un acuerdo, pero arriesgó que muy probablemente va a exigir que el gobierno se comprometa con una solución final para los acreedores que se mantengan todavía fuera del canje.

”No tiene que ser una mejora de la oferta, pero sí se aguarda alguna reapertura del proceso para que nadie quede afuera”, vaticinó.

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy