Latina

RSS logo

Mailing-list Latina

< Altre opzioni e info >

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • donazione ONLINE con carta di credito
  • c.c.p. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009 - 74100 Taranto (TA)
  • conto corrente bancario n. 115458 c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink (IBAN: IT05 B050 1802 4000 0000 0115 458)
Motore di ricerca in

Lista Latina

...

Articoli correlati

Cita con Guevara de Redford, Miná y Granado

presentazione a L'Avana del film prodotto da Redford sul viaggio di Ernesto Guevara e Granado nei paesi latinoamericani nel 1952
26 gennaio 2004 - BLANCHE PETRICH

En La Habana, ''en familia'', vieron Diarios de motocicleta y En viaje con el Che
Este domingo, en La Habana, los Guevara y los Granado se sentaron frente a un monitor de televisión, al lado del mito hollywoodense Robert Redford y del periodista y videasta italiano Gianni Miná, para ver, "en familia", la película Diarios de motocicleta y el documental En viaje con el Che, proyecto periodístico y sentimental tramado por Miná y por el propio Alberto Granado, un joven viejo que en sus años mozos, hace ya 50 años, recorrió América Latina en motocicleta llevando en la grupa, no al Che, sino al Fúser, el muchacho que se llamó Ernesto y que después, mucho después, devino leyenda.

Se trata de un documental de dos horas, que sigue los pasos y recoge las emociones del equipo de filmación del director brasileño Walter Salles, realizador de Diarios de motocicleta, película que revive en road movie aquella loca aventura por las entonces tierras ignotas del continente, desde Río de la Plata hasta el Amazonas.

Tanto la película de Salles, producida por Redford y estelarizada por Gael García Bernal como Ernesto Guevara, joven prospecto de héroe, y Rodrigo de la Serna en el papel de su amigo Alberto Granado, como el documental de Miná, se estrenaron la semana anterior en el Festival de Sundance, la muestra más importante de cine alternativo en Estados Unidos. Filme y documental fueron ovacionados de pie por el exigente público del Sundance durante dos días seguidos. Y Alberto Granado, quien a su vez es estrella del documental, además de autor de uno de los diarios que inspiró el guión de José Rivera para la película, debía haber estado en ese estreno, sentado codo a codo con Redford y el ex candidato a la Presidencia estadunidense Al Gore. Pero como pírrica e inútil venganza, el gobierno de Estados Unidos le negó la visa a este bioquímico jubilado de 82 años, nacido en Argentina y radicado en Cuba desde hace más de 30.

Por eso Redford, el Butch Cassidy de los años 60, hombre progresista y crítico de George W. Bush, viajó a La Habana este fin de semana, para rendir sus respetos a la familia Guevara y al hombre de corazón alegre a quien el Che llamaba, en aquellos lejanos años, Mi Al.

El consentido de Miná

De paso apenas algunas horas por México, en tránsito de Utah (sede del Sundance) hacia Cuba, Miná organizó una proyección entre amigos de este documental al que, entre los más de 150 que ha realizado en su larga carrera, declara sin ambages ''su consentido''. Es, para el italiano, un homenaje personal a Latinoamérica y al dúo formado por el Che y Granado, "a una generación que supo soñar, que supo tener y defender una utopía". Pero En viaje con el Che es, además, un retrato íntimo y emocionado de un gran viejo: Alberto Granado, quien desde su mirada -sabia, antisolemne y divertida- observa las maniobras de Salles, los actores y su equipo, las proyecta en su memoria, revive instantes de aquel recorrido fantástico de 1952 y ayuda al cineasta brasileño a afinar sus dotes cinematográficas.

Para realizar el documental -coproducción con Massimo Vigilar y Surf Film- Miná invitó a Granado a acompañar durante dos trechos el caminar del equipo de filmación de Salles: uno desde Temuco, sur de Chile, hasta Santiago, y otro por la ruta fluvial del Amazonas venezolano hasta Lima.

Feliz como un cascabel, Granado pide viajar de nuevo en la Poderosa II, o más bien en su réplica. El olfato periodístico de Gianni y su ojo de documentalista recoge momentos mágicos del viaje compartido. Por ejemplo, cuando Granado asume el papel del director -o de abuelo o de duende inspirador- y le aconseja a Gael García no intentar ser como el Che, hablar simplemente como él mismo. De lo cual resulta un convincente acento que no se imposta para "sonar a argentino" y deja, con naturalidad, que se sientan sus acentos de Guadalajara.

--------------------------------------------------------------------------------

Dirigida por el brasileño Walter Salles, está protagonizada por el mexicano Gael García

Diarios de motocicleta, una película de Ernesto antes de ser el Che

Al igual que el documental de Gianni Miná, la cinta se basa en los escritos de juventud del revolucionario Relata el viaje por Sudamérica en el que lo embarcó su amigo Alberto Granado

BLANCHE PETRICH

Gael García, protagonista de Diarios de motocicleta, parece entender que el Fúser es sólo un chavo sensible, en proceso de maduración, en tránsito hacia su futuro. O como lo expresó Camilo Guevara, hijo del guerrillero heroico: "Esta película es sobre Ernesto, antes de ser el Che".

Otro instante conmovedor de la película es cuando en un mercado de la sierra andina, territorio boliviano, el director brasileño Walter Salles prepara la escena en la que los dos jóvenes viajeros, agotados, duermen en un mercado. Granado, de pronto, revive el instante y recuerda que la motocicleta, la memorable Poderosa II -una Norton de 1932- estaba situada aquella noche mucho más cerca de las bolsas de dormir. Entonces Salles corrige el detalle. "Pocas personas en este mundo -dice Gianni- tienen el privilegio de volver a vivir su juventud, medio siglo después." Granado lo hace, lleno de gracia.

Hace 52 años -antes del turismo de masas, antes de las comunicaciones que hacen del mundo una aldea globalizada y desde luego antes de la revolución cubana-, Granado era un cordobés de 29 años, recién graduado de bioquímico, que leía a Ciro Alegría, que adoraba las motos, soñaba con combatir la lepra y simpatizaba con el endiablado jugador de rugby a quien en el barrio habían apodado Fúser, apócope de "Furibundo" y "De la Serna", su apellido materno. Los jóvenes clasemedieros de su generación sabían de griegos y egipcios, pero no de incas ni aymaras. No había guías sobre Machu Picchu.

El rosarino, asmático y enamoradizo, no había terminado aún la carrera de medicina, pero fue presa fácil del carismático Alberto, que lo embarcó en un viaje por una Sudamérica que de verdad era una incógnita.

Periodista enamorado de AL

En viaje con el Che, que al igual que Diarios de motocicleta trata sobre esa etapa de la vida de Ernesto, apareció en la imaginación de Gianni Miná hace cerca de 10 años. Periodista enamorado de América Latina, hace tiempo cultiva una sólida amistad con una mujer reconocida por su carácter, su tozudez y su gran integridad, Aleida March, la viuda de Ernesto Che Guevara. Ella, celosa guardiana de los archivos de su marido, cedió a Miná los derechos para el uso de los diarios juveniles del legendario revolucionario, y esto detonó en la ilusión de Gianni interminables sueños sobre cómo llevar esa hermosa aventura de juventud -de una juventud de hace medio siglo- a las pantallas.

El director italiano Gabriele Salvatore -obtuvo un Oscar por Mediterráneo- jugó un tiempo con la idea, pero él tenía a un héroe en mente, no a un muchacho. No funcionó. En 1999 apareció el brasileño Salles -director de Estación central y Detrás del sol y productor de Ciudad de Dios- en la casa habanera de los Guevara. Luego conoció a Alberto Granado. Se convenció.

El capítulo siguiente pudo haberse frustrado por la barrera de idiomas. Redford llamó de Los Angeles a Roma, a casa de Miná, para proponer un acuerdo sobre los derechos del diario juvenil del Che. Pero Loredanna Masschetti, colaboradora y esposa de Gianni, no habla inglés y nunca se percató de que aquel estadunidense en el teléfono era el cowboy galán que seguramente admiró en su juventud y que tenía en el bolsillo una propuesta fantástica.

El proyecto sobre ruedas

Salvado el pequeño y pintoresco escollo, el proyecto marchó sobre las ruedas de la Poderosa II y todo mundo -Redford, Michael Nozik, Salles, los actores Gael y Rodrigo, decenas de extras argentinos, chilenos, bolivianos y peruanos y el mismo Gianni- se embarcaron en "este viaje iniciático para todos nosotros".

Salles, carioca de 47 años, estaba prendado de los diarios de don Alberto y del Fúser. Ante la cámara de Miná, explica su sensación de que este "viaje iniciático" va mucho más allá de la aventura, del road movie, del propio recorrido por el paisaje latinoamericano, sino que encamina a todos los involucrados en la historia y las raíces de un continente explotado y saqueado hoy, igual que hace 50 años.

En viaje con el Che es también un reportaje. Tras el staff de la película, Miná el periodista encuentra personajes de la vida real que vivieron esa época, mineros chilenos agotados por las salitreras, bolivianos acabados por la silicosis de las minas, pacientes sobrevivientes de los leprosarios -como el de San Pablo, en la selva amazónica de Perú- que bien se acordaban de esos dos jóvenes médicos argentinos que los trataban como seres humanos, no como apestados.

El documental es, dice su director, "un testimonio de una generación que supo soñar, tener una utopía y seguir fiel a ella, 50 años después". Es, de muchas maneras, un video para jóvenes, "una gran lección para nuestras sociedade

PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Informativa sulla Privacy