MediaWatch

RSS logo

Aiuta PeaceLink

Sostieni la telematica per la pace:

  • Donazione online con PayPal
  • C.C.P. 13403746 intestato ad Associazione PeaceLink, C.P. 2009, 74100 Taranto
  • Conto Corrente Bancario c/o Banca Popolare Etica, intestato ad Associazione PeaceLink - IBAN: IT65 A050 1804 0000 0001 1154 580
Motore di ricerca in

PeaceLink News

...

    Virtuale inizio della guerra di resistenza in Irak

    altri soldati USA uccisi a Bagdad - situazione incandescente; la retorica della liberazine lascia al posto alle preoccupazioni di una occupazione mal tollerata
    28 maggio 2003 - ROBERT FISK
    Dos estadunidenses muertos y 9 heridos en Fallujah En los muros de Bagdad ya se lee: "muera Estados Unidos" THE INDEPENDENT La jornada. Bagdad, 27 de mayo. ¿No es hora ya de que hablemos de una guerra de resistencia en Irak? Dos estadunidenses muertos a tiros y nueve heridos a manos de pistoleros no identificados en Fallujah, dos policías militares estadunidenses gravemente lesionados por una granada arrojada con lanzacohetes contra una estación policial al norte de Bagdad. Una granada más fue lanzada contra soldados estadunidenses cerca de Abu Ghraib. Ese es el pequeño saldo violento de este martes, en el cual no se cuenta a la mujer musulmana que se acercó a las tropas estadunidenses con una granada en cada mano. Le dispararon antes de que pudiera arrojar sus bombas, pero ella todavía intentó arrojar una de las granadas desde el suelo, hasta que finalmente los militares le dieron muerte. Tony Blair y George Bush hijo planean visitas triunfales al Irak "liberado" dentro de unos días, pero harían bien en mantener la retórica en niveles mínimos. Ya sé, por supuesto, lo que dirán las conferencias informativas oficiales. Fallujah era el bastión de Saddam, donde es de esperarse que haya "restos" del viejo régimen a los cuales se seguirá combatiendo. Son "restos" iguales a los "restos" del talibán y de Al Qaeda que están volviendo a inundar Afganistán y que parecen estar llegando con la fuerza de un batallón. Blair y Bush serán informados de que más tropas están en camino. El orden se restablece. Sí, hasta cierto punto. La mayor parte de los pobladores de Bagdad tiene sólo dos horas de electricidad al día. Las colas para el reparto de gasolina miden varios kilómetros, en un país cuyos campos petroleros ya han sido acorralados por el ejército de Estados Unidos, al igual que los lucrativos contratos de limpieza en manos de compañías de ese país. Los niños abandonan las escuelas recién inauguradas porque hay versiones de secuestros y violaciones. Las estaciones policiales, bajo resguardo de las tropas estadunidenses, se parecen a los retenes instalados por la guardia del Ulster en Irlanda del Norte, rodeados de vehículos blindados y guardias con ametralladoras pesadas, y camuflados con lonas. Tampoco me sorprende. Hace una semana, dos soldados estadunidenses fueron muertos a tiros en Bagdad. En Estados Unidos los medios trataron el incidente como si los soldados hubiesen muerto en un desastre natural, como un terremoto, o en un accidente de tráfico. Es muy extraña esta voluntaria suspensión de la incredulidad que debemos tener todos los que aquí vivimos. Enjaulados en los salones de mármol de los más ostentosos palacios de Saddam, miles de funcionarios estadunidenses y servidores públicos, literalmente aislados de los cinco millones de iraquíes que los rodean, libran una batalla con sus computadoras portátiles para crear la "democracia" neoconservadora concebida por Rumsfeld, Perle y demás. Cuando se aventuran a salir lo hacen con chalecos antibalas, en vehículos blindados y escoltados por tropas fuertemente armadas. Como en Beirut Así era Beirut en 1982. Primero llegaron los marines estadunidenses, los franceses y los italianos a proteger a los palestinos y a respaldar un nuevo gobierno derechista libanés. El primer pequeño indicio de que había problemas apareció seis meses después, cuando escolares chiítas musulmanes empezaron a arrojar piedras a los soldados estadunidenses apostados a lo largo de unas vías ferroviarias fuera de uso. Luego se pintó "Muera Estados Unidos" en las paredes. Transcurrió casi un año antes de que por primera vez alguien disparara a los estadunidenses, antes de que se arrojaran las primeras granadas. Ya había pasado un año cuando la primera base de marines fue hecha estallar por un atacante suicida, lo que costó la vida a 241 estadunidenses. Pero en Irak las fuerzas de Washington comenzaron a ser objeto de estos ataques en el primer mes de su llegada y ahora los sufren casi a diario. Me pregunto qué implica que la pinta "Muera Estados Unidos" ya se vea en las paredes de Bagdad. El tiroteo de este martes en Fallujah ha sido lo más serio que ha ocurrido hasta la fecha. Los estadunidenses afirman que les dispararon desde muchas direcciones, incluida una mezquita, aunque los testigos hablaron de dos hombres que se subieron a una camioneta pick-up y tirotearon a los soldados, todos del tercer regimiento de caballería armada. Los soldados respondieron con ametralladoras montadas en vehículos de combate Bradley, uno de los cuales, en medio del caos, se estrelló contra un helicóptero que había aterrizado en el lugar para trasladar a los heridos al hospital. Fallujah se ha convertido en la ciudad más peligrosa de Irak desde el mes pasado, cuando soldados estadunidenses dispararon contra una multitud de manifestantes y mataron a 18 iraquíes e hirieron a 78. En esa ocasión los estadunidenses afirmaron que les dispararon manifestantes armados, pese a que no se encontró una sola bala que hubiera impactado en la posición que ocupaban los invasores. Las fuerzas estadunidenses ahora transitan por Bagdad en forma muy parecida a como los israelíes patrullaron alguna vez el sur de Líbano, ordenando a los conductores que no se acerquen ni intenten ocupar el mismo carril que ellos. Esta es otra característica de la conducta estadunidense que desagrada a los iraquíes. Este martes, por ejemplo, encontré un vehículo de combate Bradley estacionado en la calle Yasser Arafat ante una multitud de niños. En lo alto del vehículo estaba parado un soldado estadunidense de anteojos oscuros mirando por encima de las cabezas de los pequeños, con las manos en la cadera y fumando un enorme puro mientras sus colegas apuntaban sus armas a los automóviles que pasaban. ¿Qué mensaje puede dar esto? Yo sé cómo puede modificarse este mensaje. Sí, se están distribuyendo periódicos gratis en las calles. Sí, se están pagando salarios a los trabajadores de las plantas eléctricas. Sí, hay un pequeño milagro económico en los cafés Internet. Sí, los partidos políticos lanzan propuestas, aseveraciones y amenazas. Sí, pueden comprarse bebidas alcohólicas en las calles pese a que los clérigos chiítas han prometido prender fuego a cualquier establecimiento que las venda. La prostitución -el más obvio símbolo del libre mercado- está de nuevo en la capital (donde los fedayines de Saddam tenían propensión a decapitar a las prostitutas). Y además, uno puede decir lo que quiera de quien sea. ¿No es eso libertad? Pero hace tres días, cerca de una de las fosas comunes de Saddam, pedí orientación a un grupo de hombres que viajaba en un automóvil. Entonces vi por las ventanillas que dos de ellos llevaban rifles Kalashnikov sobre las rodillas. ¿Por qué los rifles?, les pregunté con inocencia. "Porque no vamos a permitir que los ladrones nos roben el auto", respondió uno. ¿Era ésa la única razón? Estaban sentados en su vehículo, estacionado en la carretera que es la principal ruta de suministro del ejército estadunidense apostado en Bagdad. Circula la anécdota de que el embajador de Washington en Irak tomó un vuelo de helicóptero hacia el sur del país la semana pasada y pidió ver desde el aire los sitios arqueológicos de Mesopotamia. Cuando llegaron al lugar vieron a un ejército de saqueadores en los sitios, y supuestamente los guardias del embajador hicieron disparos de advertencia al aire. ¿Qué hicieron, entonces, los saqueadores? Respondieron al fuego. ©The Independent Traducción: Gabriela Fonseca
    PeaceLink C.P. 2009 - 74100 Taranto (Italy) - CCP 13403746 - Sito realizzato con PhPeace 2.5.8 - Informativa sulla Privacy - Informativa sui cookies - Diritto di replica - Posta elettronica certificata (PEC)